Una patrulla especial controlará el ruido durante las próximas fiestas

Sesión constitutiva del Consejo Local de Seguridad. /
Sesión constitutiva del Consejo Local de Seguridad.

El alcalde Ballesta anuncia esta iniciativa pionera durante el acto de constitución del Consejo Local de Seguridad

J. MECA

El alcalde de Murcia, José Ballesta, y el delegado del Gobierno, Antonio Sánchez-Solís, presidieron ayer la sesión constitutiva del Consejo Local de Seguridad, una reunión que ha contado con la participación de más de 30 representantes de diferentes colectivos vecinales, asociaciones, organizaciones empresariales y sindicales, instituciones y otros sectores del tejido social del municipio.

Entre los temas que se pusieron sobre la mesa, el Ayuntamiento informó sobre el dispositivo especial de seguridad que se va a desarrollar con motivo de las Fiestas de Primavera y Semana Santa. «Se ha organizado un amplio despliegue de proximidad y atención inmediata, que va a movilizar a un total de 580 agentes de la Policía Local, aumentando la presencia policial no solo con intervenciones directas, sino también llevando a cabo una importante labor preventiva en las calles de nuestro municipio», adelantó Ballesta, quien añadió que «la línea estratégica en materia de seguridad del Ayuntamiento es la cercanía, es decir, una labor policial de proximidad».

Los dos días de mayor afluencia, y que movilizarán al 100% de la plantilla, serán el Entierro de la Sardina y el Bando de la Huerta, en los que se espera que participen 850.000 y 550.000 personas, respectivamente. Con respecto a la Semana Santa, en la capital se han organizado un total de 77 actos procesionales (traslados, procesiones, vía crucis, etc.), que serán atendidos por 495 agentes; mientras que en pedanías se celebrarán 150 actos, que contarán con la presencia de 380 policías.

Puntos neurálgicos

Además, durante las fiestas, una Unidad Especial contra el Ruido, compuesta por siete agentes y un cabo de la Policía Local, recorrerá los puntos de la ciudad en los que se registre una mayor concentración de gente, velando por el equilibrio entre el derecho al ocio y el derecho al descanso de los vecinos del entorno. Además de patrullar los puntos neurálgicos de la ciudad, la Unidad Especial contra el Ruido atenderá los avisos que puedan producirse por exceso de decibelios en los bares, ya sea a petición de los vecinos o ante una alerta registrada en los limitadores de ruido, que están conectados telemáticamente el Ayuntamiento.

 

Fotos

Vídeos