Abre al tráfico el tramo de la Costera Norte entre la A-7 y la carretera de El Esparragal

Ballesta, el edil Roque Ortiz, el ingeniero de Urbamusa Alberto Pérez-Albacete; el director de Carreteras, José A. Fernández, y el consejero Bernabé, con su hijo Martín, en el tramo abierto al tráfico. /
Ballesta, el edil Roque Ortiz, el ingeniero de Urbamusa Alberto Pérez-Albacete; el director de Carreteras, José A. Fernández, y el consejero Bernabé, con su hijo Martín, en el tramo abierto al tráfico.

El alcalde Ballesta garantiza que antes de fin de año estarán en servicio los otros cinco ramales ya en construcción

MANUEL MADRIDMurcia

Desde ayer es posible circular por otro tramo de la Costera Norte, en concreto el que conecta la autovía A-7 con la carretera de Cabezo de Torres y Cobatillas. El desdoblamiento de la antigua RM-N4 ha permitido dotar al nuevo vial de dos carriles por sentido, con mediana central ajardinada y una glorieta para el acceso a la urbanizaciones Villa la Plata y Cantalares. Durante su construcción no se ha interrumpido la circulación, por lo que desde hace unos días era posible utilizar provisionalmente algunos carriles. Este ramal, de apenas un kilómetro de longitud, está incluido en la segunda fase de la Costera Norte.

millones transferirá la Comunidad Autónoma para financiar la construcción de las Costeras Norte y Sur.

metros es la longitud total del tramo que se abrió ayer, en el que se han invertido 2 millones de euros.

En mayo ya entró en servicio otro kilómetro, entre la UCAM y Guadalupe, y antes de fin de año deben abrirse al tráfico otros cinco tramos en obras, según garantizó ayer el alcalde José Ballesta. En total, 13 kilómetros de alta capacidad que podrán hacerse en 10 minutos -pillando tres semáforos-, y con las características de confort y seguridad de una carretera de 80 kilómetros/hora, pero al ser considerada vía urbana tiene limitada la velocidad a 50 kilómetros.

Este tramo es el único de la Costera Norte que no dispone de carril bici, y los técnicos del Ayuntamiento y de la Consejería de Fomento lo justifican por dos motivos: porque lleva a una autovía y porque está previsto que lo ejecuten urbanizaciones anexas. Urbamusa, que ha redactado los proyectos y supervisa y dirige los trabajos, confirmó ayer que como compensación está previsto construir un carril bici entre la gran rotonda de la Costera Norte que distribuye el tráfico hacia Cobatillas, El Esparragal y Cabezo de Torres y la glorieta que da acceso a las urbanizaciones Montepinar y Cantalares, ya que son apenas 280 metros que no estaban recogidos en el proyecto original, pero que la Concejalía de Tráfico ejecutará para no dejar descolgados a estos vecinos del resto del carril bici que discurrirá desde los cementerios de Cabezo de Torres hasta la pedanía de La Ñora.

Autonomía y dificultades

La segunda fase se está ejecutando con empresas diferentes, pues el objetivo de las dos administraciones implicadas era que trabajasen el mayor número de constructoras y acortar el periodo de ejecución. Cada parte tiene su autonomía, pero también dificultades distintas, y se irán incorporando al viario público conforme se vayan terminando. Junto a los 935 metros abiertos ayer los operarios trabajan en la terminación de otros 4 tramos adyacentes, que atraviesan las pedanías de Cabezo de Torres y Churra. El regidor murciano comprobó ayer 'in situ' el ritmo de construcción de estos 3,2 kilómetros de vial, que corresponde con los tramos 8, 9, 10 y 11 del proyecto. Se trata de una línea recta, a modo de circunvalación de Cabezo de Torres, que permitirá ponerse en un 'periquete' en la urbanización La Ladera, y de ahí pasar al tramo ya construido y que atraviesa Churra y Juan de Borbón -a la altura de Ikea- y sigue hacia el Campus de Espinardo, tras rodear El Puntal y Espinardo.

Esos cuatro tramos entre Cabezo de Torres y Churra dispondrán de tres carriles por sentido, vías de servicio y carril bici, y se están construyendo, sin impedir el tránsito, sobre la antigua carretera de Cabezo de Torres (la A-4), de un carril por sentido. En este punto atraviesa tres importantes cauces de la Confederación Hidrográfica del Segura: las ramblas Casablanca, La Higuera y El Carmen, por lo que se están llevando a cabo los trabajos para realizar obras de paso, instalando cajones prefabricados de hormigón de grandes dimensiones que permitirán que el agua pueda pasar a cielo abierto.

Colegio Antonio de Nebrija

Además, se ha aprovechado para instalar conducciones de la Mancomunidad de Canales del Taibilla bajo este eje estructurante que da acceso a las urbanizaciones, áreas industriales -donde están instaladas empresas como Etosa y Sabater- y zona norte de Cabezo de Torres, y también servicios de empresas de luz, electricidad y gas. Estos trayectos están en plazo, aunque aún falta echarles la zahorra y el aglomerado.

A su paso por el colegio Antonio de Nebrija, en el tramo 8, que tiene 715 metros- se han atendido las peticiones de la comunidad escolar, y se ha instalado en el entorno una pantalla antirruido y una rotonda partida que enlazará también con futuros desarrollos residenciales.

Ballesta enfatizó que los vecinos de las pedanías por donde discurre la Costera ganarán en calidad de vida ya que el tráfico se trasladará de centro de los cascos urbanos a esta arteria, que dará servicio a 46.000 murcianos.

El consejero de Fomento, Francisco Bernabé, recordó que la Costera Norte y la Costera Sur -en construcción entre La Alberca y San Ginés- están financiadas por la Comunidad, con 67 millones. «Estamos todos de enhorabuena, mejorando las comunicaciones del municipio y cumpliendo los compromisos para que la obra se pueda disfrutar cuanto antes».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos