Volverán a cortar de madrugada la autovía para terminar el viaducto

Trabajos para el desdoblamiento del puente sobre la A-30. /
Trabajos para el desdoblamiento del puente sobre la A-30.

Urbamusa pide permiso a Carreteras del Estado para completar el montaje del puente que mejorará la comunicación entre El Palmar y La Alberca

MANUEL MADRIDMurcia

Carreteras del Estado tendrá que volver a cortar al tráfico durante dos noches consecutivas la autovía de Murcia a Cartagena, en el tramo que afecta a las obras de la Costera Sur, a la altura del puente que une La Alberca y El Palmar. Esta infraestructura va a ser desdoblada para que pueda disponer de dos carriles por sentido -actualmente solo tiene dos-, y dotarla de carril bici.

Ya fue necesario interrumpir la circulación tres noches seguidas a mediados de mayo para que una grúa de 300 toneladas colocase las vigas del nuevo viaducto. Entonces se instalaron 11 vigas, y está previsto que la próxima semana se reanuden los trabajos para colocar las 22 restantes, según informaron fuentes de Urbamusa, que tiene previsto solicitar esta semana la autorización al Estado para realizar los cortes y los consiguientes desvíos del tráfico.

El tramo afectado es el enlace entre la MU-30 (salida 146) y el enlace de salida del Hospital Virgen de la Arrixaca (salida 148). El proceso de colocación y montaje en mayo se realizó de 21.30 a 6.00 horas, habilitándose los desvíos en todas direcciones.

Los conductores que circulen por el punto donde se acometen las obras -a ambos lados de la autovía, a la altura del nuevo cuartel de la Policía Local de La Alberca- pueden ver que los trabajos han tomado impulso y los operarios ya están asfaltando el nuevo acceso desde la Costera Sur a la vía de servicio que conduce hasta la rotonda que distribuye el tráfico entre La Alberca y El Palmar, bordeando los terrenos donde se están ejecutando los trabajos de urbanización del residencial Montevida. Dicha vía fue cedida al Ayuntamiento, por lo que Urbamusa ha mejorado este acceso dotándolo de un radio de curvatura y unas condiciones geométricas aceptables. El nuevo viaducto es la obra más compleja de los diez tramos en construcción de la segunda fase de las costeras. Para las obras de instalación de las vigas que faltan se requerirá de una grúa autopropulsada de 300 toneladas, que iza y coloca las vigas de 40 metros de longitud y un peso de 40 toneladas cada una, que serán el apoyo del nuevo puente, que dispondrá de nueva iluminación ornamental con un arco central. Las vigas serán transportadas desde Caravaca, donde se han fabricado, utilizando para ello vehículos especiales extensibles.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos