Una 'autovía' eléctrica bajo tierra permitirá eliminar las torres que cruzan El Palmar

Una 'autovía' eléctrica bajo tierra permitirá eliminar las torres que cruzan El Palmar

Industria autoriza una nueva línea subterránea de media tensión de 3 kilómetros que entrará en servicio en 2016; el proyecto supondrá una inversión de 5 millones

MANUEL MADRIDMurcia

El momento en que desaparezcan los tendidos eléctricos en aéreo de El Palmar y de la urbanización de Los Rectores, en Espinardo, todavía no se vislumbra, pero Iberdrola está dando pasos en esa dirección. Este fue el compromiso firmado en 2010 entre el Ayuntamiento y la compañía eléctrica para la mejora del suministro y reducción del impacto visual en el municipio, que contemplaba inversiones por más de 40 millones de euros para construir nuevas infraestructuras, como una nueva subestación en Ronda Sur -ya está terminada- y la compactación de la de Espinardo, y nuevas líneas que aseguren el abastecimiento a los futuros desarrollos.

Para que puedan desaparecer de la vista las torretas de alta y media tensión de El Palmar y Los Rectores primero tendrán que construirse las infraestructuras que las sustituirán y mejorarán el suministro. Para Los Rectores todavía no hay fechas, pero para El Palmar la compañía de distribución eléctrica líder en España ha fijado ya una posibilidad: 2016.

Para ese año está previsto que entre en servicio la nueva línea eléctrica de 132 kilovoltios (kV) de tensión, que circulará por una 'autopista' subterránea de 2,9 kilómetros para la que la Dirección General de Industria, Energía y Minas ha concedido esta semana autorización administrativa y ha aprobado el proyecto de ejecución. Así lo anunció el martes la Consejería de Industria a través del Boletín Oficial de la Región (BORM). Iberdrola podrá iniciar las obras, que durarán aproximadamente 7 meses, en cuanto el Ayuntamiento le conceda la licencia, un trámite que solicitaron en 2011 y que se prevé que en un mes pueda estar ya despachado. Esta larga espera pone en entredicho la voluntad para cumplir con los objetivos del convenio, que consideraba «de interés general» para la ciudad el soterramiento de las líneas, ya que no es lo habitual que el visto bueno se demore cinco años.

Maraña de cables y postes

Una vez que esté funcionando la nueva línea de media tensión subterránea, la compañía procederá al desmontaje del tendido eléctrico en superficie que afea los barrios de El Palmar, cuyo crecimiento urbanístico se ha tenido que amoldar a esas incómodas torres metálicas gigantes, que en muchos casos son previas a los residenciales. El Palmar, por tanto, está más cerca que Espinardo de liberarse de esa maraña de cables conductores de energía.

Esta línea recién autorizada por Industria abarcará 2.920 metros de longitud, de los que 2.755 metros irán canalizados bajo tierra, en una zanja hormigonada bajo tubo, y 165 metros irán con apoyo aéreo, con material metálico tipo celosía, botellas terminales y pararrayos. El presupuesto de esta actuación, calificada de utilidad pública, es de 4,9 millones, y para su instalación no hay oposición por parte de ninguna administración pública ni organismo consultado.

Emuasa sí que ha solicitado condicionantes constructivos -que Iberdrola e Industria consideran que no deben ser asumidos para un proyecto de estas características por exceder las prescripciones técnicas establecidas en el reglamento- y llegar a acuerdos que supongan el menor perjuicio para sus instalaciones.

Esta es la segunda inversión más importante que va a ejecutar Iberdrola en 2015 en el término municipal, ya que está en construcción ya la nueva línea subterránea de alta tensión de 200 kV, desde la subestación transformadora de El Palmar hasta la estación de Ronda Sur, en Patiño, junto a la autovía y el híper Makro, que se pondrá en marcha una vez que se termine esta conexión ahora en obras. En total, ocho kilómetros de conducciones bajo tierra y 21,1 millones de euros de inversión -aquí en conjunción con Red Eléctrica Española-. En este caso, este proyecto es «de máximo interés» para Murcia, según el convenio de 2010, ya que asegurará la red de alimentación de energía eléctrica para que Murcia disponga del máximo nivel de eficiencia y de calidad. Por este motivo era necesario desarrollar «un nuevo eje de alimentación», teniendo en cuenta las cifras sobre crecimiento de potencia medio anual y el crecimiento de energía demandada en los últimos cinco ejercicios. Esta estación de Ronda Sur se conectará a través de nuevas líneas, como la subterránea de 220 kV, con la de El Palmar, donde se recibe la energía que llega de Escombreras.

Una vez que se materialicen estos proyectos se potenciará el nudo de Espinardo y sus nuevos enlaces.