Jóvenes con pocos recursos podrán acceder a las primeras 88 viviendas en alquiler social

El edificio 'Hacienda de Sangonera', en el Camino del Palmeral, es el primero que se incluye dentro el Plan de Vivienda Accesible. /
El edificio 'Hacienda de Sangonera', en el Camino del Palmeral, es el primero que se incluye dentro el Plan de Vivienda Accesible.

El Ayuntamiento firma con la Fundación Toda Ayuda un acuerdo para la gestión de un bloque en la calle San Pedro de Sangonera la Verde

MANUEL MADRIDMurcia

La primera promoción incluida en el Plan Municipal de Vivienda Accesible está en Sangonera la Verde y permitirá a 88 jóvenes empadronados en el municipio acceder a un piso nuevo en régimen de alquiler, a «precios equilibrados». El Ayuntamiento ha firmado un convenio con la Fundación Toda Ayuda para la gestión del edificio 'Hacienda de Sangonera', ubicado entre las calles San Pedro y Camino del Palmeral, que todavía no se ha estrenado porque las viviendas no se han vendido a consecuencia de la crisis.

Convenio. El primero de los convenios que ha firmado el Ayuntamiento es con la Fundación Toda Ayuda, que se dedica a la gestión de alquileres sociales y ya tiene experiencia en otros municipios de Valencia y Madrid.

Precios. La intención del Ayuntamiento de Murcia es que los precios de los alquileres sociales de las viviendas no sean muy superiores a 100 euros, en la línea de lo que otros municipios ofrecen.

Ayudas. Los convenios firmados con otros ayuntamientos por esta misma Fundación también prevén ayudas en el IBI y en el pago de la tasa de basuras; en Murcia, de momento, no se han cerrado aún otras posibles ayudas.

Destinatarios. En el caso de las 88 viviendas de Sangonera la Verde se destinarán a jóvenes empadronados en el municipio. Otros convenios posteriores beneficiarán a otros colectivos necesitados, según los tipos de promociones.

Este convenio para la gestión de los pisos mediante un alquiler social ha sido posible gracias a la autorización de la empresa promotora y la Concejalía de Urbanismo, que está ejerciendo de intermediaria, ha solicitado la aprobación a la copropietaria de algunas viviendas que fueron embargadas, la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb).

Este es el primer convenio que ha firmado el Ayuntamiento para poner a disposición de jóvenes y familias con dificultades económicas y sociales viviendas en régimen de alquiler social, pero está previsto que en los próximos meses se vayan incorporando nuevas promociones. La mayoría son viviendas que no han llegado a estrenarse y que para evitar ocupaciones ilegales se van a ofrecer a precios asequibles para albergar a jóvenes que por la crisis encuentran dificultades para emanciparse.

La Fundación Toda Ayuda, creada en 2012 para luchar contra la exclusión social y dar respuesta a las necesidades de las personas más desfavorecidas, especialmente de las personas sin hogar, cuenta con un Fondo Social de Vivienda compuesto por 6.000 inmuebles en toda España. Esta entidad ya ha firmado convenios similares al de Murcia en otros municipios, como es el caso de Manzanares (Ciudad Real); La Alcudia, Carlet y Oliva (Valencia) y Parla (Madrid). Los Servicios Sociales de estas ciudades han tenido en cuenta criterios económicos y personales de los demandantes de las viviendas, realizándose evaluaciones especiales de los solicitantes que se han visto afectados por procedimientos judiciales de desahucio hipotecario.

Precios rondando 100 euros

El Ayuntamiento de Murcia todavía no ha cerrado el precio que tendrán que pagar los beneficiarios de estos alquileres sociales, aunque el concejal de Urbanismo y Vivienda, Juan Antonio Bernabé, avanza que dependerá del tipo de promoción que se incluya en el plan, de las características de las viviendas, y de la situación económica de las familias. En todo caso, se pretende que no sea un precio muy superior a 100 euros. En estas 88 casas que se ofrecerán en Sangonera la Verde, Bernabé confirma que los ocupantes serán preferentemente jóvenes. «Hemos apostado por dar respuesta a las necesidades de este colectivo con problemas para emanciparse o que se han visto afectado por desahucios, y hacemos todo lo posible para ayudar a esa gente joven que está frustrada a iniciar una nueva vida. Es un sector de población muy vulnerable».

El Ayuntamiento ha solicitado la colaboración del Consejo Local de la Juventud para esta iniciativa, y su papel será el de asesorar e informar a los interesados en sumarse al plan.

Cada convenio que firme el Ayuntamiento tendrá unas condiciones distintas, insistió el concejal, «porque no todas las viviendas que se ofrecerán tienen las mismas características». En los ayuntamientos donde la Fundación Toda Ayuda tiene convenios los requisitos exigidos a los interesados varían. Por ejemplo, en la promoción de 86 viviendas de Manzanares se han propuesto alquileres que oscilan entre los 100 y los 160 euros para familias con unos niveles de renta bruta mensual de entre 600 y 1.200 euros. En este caso, el ayuntamiento manchego se ha comprometido a ofrecer a los inquilinos una ayuda equivalente al importe del IBI de las viviendas alquiladas a la Fundación, y a dar ayudas municipales para el pago de la tasa de basuras de los inmuebles.

En el caso del edificio Toledo 15 de Parla, donde también se ha puesto en marcha un proyecto de alquiler social gestionado por esta misma entidad, se ha buscado a ciudadanos que atraviesan dificultades económicas, ofreciéndoles una vivienda de una habitación por 52 euros y de dos habitaciones por 62 euros al mes. Además, en estos casos tienen un gasto añadido de 40 euros por comunidad, por lo que el alquiler máximo que se paga no supera los 125 euros/mes. En Parla también se han dado facilidades a personas que están ocupando ilegalmente varias viviendas para regularizar su situación.

En La Alcudia se empezó cediendo pisos a familias desahuciadas por 50 euros al mes. Este fue el primer convenio firmado por la Fundación y un ayuntamiento en 2012; en este momento hay 25 familias acogidas.

Promociones a estrenar

Bernabé espera poder llegar a nuevos acuerdos antes de final de año, con la incorporación de promociones que no se han llegado a estrenar y no han sido ocupadas ilegalmente, por lo que en principio no habría que hacer ni siquiera reparaciones. 'La Verdad' publicó en agosto un reportaje sobre edificios vacíos que esperaban nuevos inquilinos, entre los que se encontraba 'Hacienda de Sangonera'.