15.000 viviendas en fincas rústicas cambiarán su tributación en el IBI

Panorámica de la huerta y la ciudad, al fondo, en una imagen tomada desde el santuario de la Fuensanta. / nacho garcía / agm
Panorámica de la huerta y la ciudad, al fondo, en una imagen tomada desde el santuario de la Fuensanta. / nacho garcía / agm

El incremento del valor catastral en los bienes de naturaleza urbana, que crece en torno al 1%, se aplicará de forma paulatina en diez años

María José Montesinos
MARÍA JOSÉ MONTESINOSMurcia

Los 15.000 propietarios de casas en la huerta y en el campo pagarán a partir del próximo año algo más de IBI ya que el inmueble tributará como rústico pero con un coeficiente superior al que tenía hasta ahora, al pasar del 0,4 al 0,8. La Junta de Gobierno, en reunión extraordinaria, aprobó ayer esta medida, a propuesta de la Concejalía de Hacienda, Contratación y Movilidad Urbana, que dirige Eduardo Martínez-Oliva. Este incremento afectará los inmuebles que no se destinan a almacén o a labores relacionadas con la agricultura, sino a residencia.

La Dirección General del Catastro, dependiente del Ministerio de Hacienda, ha revalorizado las propiedades inmobiliarias situadas en zona rural. La anterior ponencia data de hace 16 años y se da la circunstancia de que hay propietarios que tienen chalés, incluso auténticos palacetes de lujo, en la huerta o en el campo y que estaban pagando como inmueble de naturaleza rústica muy por debajo del valor real.

De interés

0,8
es el nuevo coeficiente a aplicar para el pago del IBI en las viviendas de campo y huerta
0,6421
es el mismo coeficiente que se mantiene para 2019 en los recibos de IBI de naturaleza urbana

Según los datos presentados a primeros de mes por el gerente regional del Catastro, Justo Parejo, la actualización del valor del suelo, que repercute directamente en varios impuestos, entre ellos en el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), conllevará la rebaja de los valores catastrales en zonas de los barrios del sur de Murcia y en la mayoría de las pedanías, mientras que se incrementará en otras zonas como las avenidas Juan Carlos I y Juan de Borbón.

El acuerdo adoptado en Junta de Gobierno extraordinaria irá al Pleno de la próxima semana para que entre en vigor en 2019

En las zonas donde se incremente el valor catastral, la subida, estimada en un 1%, no se aplicará de golpe en el recibo del IBI de 2019 sino progresivamente en 10 años, a razón de 0,10% cada año. En cambio, a los contribuyentes que les baje el IBI, la reducción se aplicará de forma total desde 2019.

Más de 400.000 cartas enviará la Dirección General del Catastro, dependiente del Ministerio de Hacienda, a partir del próximo mes de septiembre para notificar uno a uno a los propietarios de inmuebles urbanos y rústicos los nuevos valores catastrales.

Los valores catastrales revisados ascienden en su conjunto a 21.400 millones de euros, frente a los 19.400 millones. Con la ponencia realizada ahora, la base liquidable de los bienes urbanos se reduce en unos 1.600 millones, hasta situarse en 17.900 millones. Los rústicos, hasta ahora 182 millones, se incrementarían hasta alcanzar los 1.221 millones, 1.000 o 740 millones, en función del índice que el Ayuntamiento aplique. Por ley podía elegir entre 0,5, 0,8 y 1. Martínez Oliva llevó ayer a la Junta de Gobierno su propuesta de fijar el tipo en el 0,8, conteniendo así las consecuencias sobre las cuotas a pagar por parte de los titulares con construcciones en suelo rústico.

Contener el tipo fiscal

Por lo que respecta al IBI urbano, la propuesta del equipo de Gobierno para 2019 es mantener el mismo coeficiente que hasta ahora, es decir, 0,6421%. Este año, el padrón asciende a 377.355 recibos por importe de 116.560.748,44 euros. El concejal de Hacienda ha optado por contener el tipo fiscal del IBI para que no repercuta demasiado en los contribuyentes la revisión de valores catastrales efectuada por el Ministerio de Hacienda.

El acuerdo de la Junta de Gobierno irá al próximo Pleno, que se celebrará el 26 de julio. Esta actualización se lleva a cabo a raíz de una moción presentada en Pleno por el concejal de Cambiemos Murcia Sergio Ramos en enero de 2016, que fue aprobada por unanimidad. Ramos explicó que «la falta de actualización desde 2002 provocaba que en barrios como La Paz y el Infante y en pedanías como Algezares y Espinardo se estuviera pagando más de lo que correspondía y, por el contrario, en zonas de expansión de la ciudad como Juan Carlos I, Juan de Borbón y otros desarrollos del norte del municipio y en los resorts del Campo de Murcia el recibo ha estado muy por debajo de lo que corresponde, produciéndose un agravio comparativo».

Temas

Ibi

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos