El cirujano de los mil trasplantes

Pascual Parrilla, flanqueado por Fernando López Miras y José Luján, en el salón de actos de La Arrixaca./Vicente Vicéns / AGM
Pascual Parrilla, flanqueado por Fernando López Miras y José Luján, en el salón de actos de La Arrixaca. / Vicente Vicéns / AGM

La sanidad regional rinde homenaje al catedrático Pascual Parrilla

Javier Pérez Parra
JAVIER PÉREZ PARRA

El cirujano de los más de mil trasplantes hepáticos, el «doctor de doctores» -como lo definió el presidente de la Comunidad, Fernando López Miras-, el maestro de centenares de estudiantes de Medicina. La sanidad regional se volcó este viernes en arropar al catedrático Pascual Parrilla en La Arrixaca en un acto de homenaje que trascendió las fronteras del mundillo de las batas blancas para convertirse en un reconocimiento de toda la sociedad murciana.

Desde el mundo de la política, con el expresidente Carlos Collado, al de la empresa -no faltó Clemente García, expresidente de la Croem-, pasando por la Universidad de Murcia, con una larga lista de exrectores. Juan Roca Guillamón, Lozano Teruel, José Antonio Cobacho y José Orihuela recordaron con su presencia que Pascual Parrilla ha sido una figura tan indispensable en la Facultad de Medicina como en el quirófano.

«No conocía a nadie cuando llegué por primera vez a Murcia, pero decidí quedarme. Había un proyecto ilusionante»

Estuvieron sus discípulos, sus alumnos, sus nietos, las exconsejeras Encarna Guillén y Ángeles Palacios y muchos otros, con bata o sin bata, que no quisieron perderse el adiós que no es adiós al exjefe de Cirugía General de La Arrixaca. Porque Parrilla, a sus 73 años, dejará de operar, como antes dejó la dirección del Instituto Murciano de Investigación Biosanitaria (IMIB), pero no se marcha del todo. Seguirá, como profesional emérito, ligado al hospital, su segunda casa, asesorando y guiando a sus sucesores.

El «doctor de doctores» continuará ligado a La Arrixaca como profesional emérito

«Esta región sigue necesitando del conocimiento y experiencia del doctor Parrilla», subrayó el presidente de la Comunidad, Fernando López Miras, quien definió al cirujano como «doctor de doctores» y «virtuoso del bisturí». Destacó, sobre todo, «su humanidad», y recordó que «Parrilla eligió Murcia cuando podría haber optado por cualquier otra tierra».

«Decidí quedarme»

Pascual Parrilla (Torrente, 1945) estudió en la Universidad de Valencia y terminó casi por azar en Murcia, convertido a sus 29 años en el catedrático de Medicina más joven de España. «No conocía a nadie cuando llegué por primera vez a Murcia para tomar posesión de la plaza. Mi intención era volver a Valencia -recordaba emocionado-, pero decidí quedarme». Le ilusionó el proyecto que había iniciado, y su decisión fue vital para situar a La Arrixaca entre los hospitales de España más potentes en el área quirúrgica. Convirtió a Murcia en la tercera autonomía en poner en marcha un programa de trasplante hepático, tras Madrid y Barcelona; creó unidades superespecializadas situadas en la élite de la cirugía española, e impulsó la investigación.

Deja cuatro catedráticos en el servicio de Cirugía, encargados ahora de recoger el testigo. María Luisa Martínez de Haro, la primera catedrática de Cirugía de España, recordaba que la llegada de Parrilla a la Facultad de Medicina de la UMU fue «un soplo de aire fresco». Sus clases «se convirtieron en un referente inolvidable», destacó. También el alcalde, José Ballesta, fue alumno de Parrilla. De su antiguo profesor recuerda sobre todo «su autoridad moral».

Si en el quirófano operó a miles de pacientes, en la universidad formó a un número no menor de alumnos. «Ha creado una escuela de discípulos», recalcaba el rector, José Luján.

La de Parrilla es una carrera de récords. Hijo de un practicante represaliado por el franquismo, cursó el Bachillerato a velocidad de crucero y se convirtió, con 15 años, en el alumno de Medicina más joven de España, hazaña que repetiría más tarde al ganar la plaza de catedrático en 1975 en Murcia. Recaló primero en el Hospital Provincial y más tarde pasó a ser jefe de departamento en La Arrixaca. El programa de trasplante hepático, que acumula más de 1.500 intervenciones, se ha convertido en el principal símbolo del éxito del servicio de Cirugía General de La Arrixaca.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos