Cirilo Durán cesa como jefe superior de Policía de la Región

Cirilo Durán, en una imagen de archivo./LV
Cirilo Durán, en una imagen de archivo. / LV

Tras casi una década como máximo mandatario del cuerpo en Murcia, se trasladará a Madrid para asumir la dirección de la División de Formación

Ricardo Fernández
RICARDO FERNÁNDEZ

Cirilo Durán, quien durante casi una década ha estado al frente de la Policía Nacional en la Región, cesará este viernes formalmente en su cargo de jefe superior y se trasladará a Madrid para hacerse cargo de la División de Formación de este cuerpo. Fuentes próximas al Ministerio del Interior confirmaron a 'La Verdad' la inminencia del relevo, pues está previsto que la orden de cese se publique en la misma mañana de este viernes en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Durán tomó posesión como jefe superior de la Policía Nacional en Murcia en enero de 2012, con lo que prácticamente ha estado una década como máximo responsable de este cuerpo. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología, anteriormente, en mayo de 2011, fue nombrado jefe de la Comisaría de Distrito Moncloa-Aravaca en la Jefatura Superior de Madrid. En su currículo también figura haber ejercido como jefe de Brigada en la Comisaría General de Información desde diciembre de 2008 hasta mayo de 2011.

Durante el tiempo en que ha mandado la Policía Nacional en la Región ha cosechado importantes éxitos en la lucha contra el crimen organizado y el tráfico de estupefacientes, con el desmantelamiento de grandes redes delictivas. Entre ellas figura la que estaba supuestamente liderada por Pedro Sánchez Guirao, alias 'El Karateka', que fue detenido en 2017, en el transcurso de la 'Operación Pitón', como sospechoso de cultivar marihuana en cantidades industriales.

Otro ejemplo de intervenciones de gran trascendencia fue la desarticulación en 2014, con la 'Operación Chic-Baúl', de una red dedicada a prostituir a chicas menores de edad, en la que fueron arrestados varias decenas de clientes.

La Policía Nacional también ha coordinado en estos años algunas operaciones contra la corrupción, como la investigación sobre una presunta malversación multimillonaria en la desalinizadora de Escombreras, que dio origen al 'caso La Sal', y la desarrollada contra una supuesta trama de adjudicación ilegal de obras menores en pedanías de Murcia, que recientemente ha dado origen a una veintena de detenciones.

Uno de los casos más complicados que tuvo que afrontar como jefe superior, y que se resolvió satisfactoriamente, fue el doble asesinato y descuartizamiento de dos ciudadanos holandeses en Murcia, Ingrid Visser y Lodewijk Severein.

Los momentos más duros tuvo que vivirlos con la detención de seis agentes de Cartagena por su implicación en la muerte de un vecino de Las Seiscientas, cuyo cadáver fue hallado en la playa de Cala Cortina, y también con el arresto de quien en 2014 era el jefe del Grupo de Estupefacientes, como sospechoso de apoderarse de parte de los alijos. Estos dos asuntos fueron resueltos por la propia Policía Nacional, a través del Servicio de Asuntos Internos.

En unos días, la plaza saldrá a concurso para designar a su sucesor.