Los vecinos de Cieza se plantan ante la proliferación de basura en el campo

Uno de los vertederos generados en Cieza, en el paraje de Puente Chapa./C. C.
Uno de los vertederos generados en Cieza, en el paraje de Puente Chapa. / C. C.

Los puntos de recogida rurales se han convertido en auténticos vertederos que acumulan montones de viejos enseres

CLAUDIO CABALLERO

Una mezcla de falta de civismo y déficit en las labores de limpieza. Ambos factores podrían ser la causa de la proliferación de auténticos puntos negros a lo largo y ancho del término municipal de Cieza, donde la basura, los escombros y viejos enseres se acumulan para malestar de los que viven cerca.

Y es que cada vez son más los vecinos que deciden establecerse en el campo para vivir todo el año, y ese cambio de costumbres no ha ido acompañado de un aumento suficiente de medios en los servicios municipales de recogida de basuras. O al menos así lo creen algunos vecinos, que el viernes se concentraron junto a uno de estos vertederos situado en el paraje de Puente Chapa. Es solo uno más, porque en el camino de El Ginete, en las Ramblas o en la antigua Masía es habitual encontrarse con montículos de todo tipo de deshechos. «Es una autentica desidia lo que estamos viviendo aquí, y por ello exigimos al Ayuntamiento que de una vez por todas proceda a la instalación de las cámaras necesarias para saber quiénes son los que tiran lo que no deben», demandó Diego, uno de los vecinos que se unió a la reivindicación y que, sin embargo, disculpa en parte a la Administración. «Cada vez, y sobre todo en verano, somos más los que preferimos venirnos a vivir al campo y por ello hay que empezar ya a actualizar los servicios, porque no hay que olvidar que somos ciudadanos que pagamos los mismos impuestos que el resto».

Pascual Morcillo, agricultor, remarcó que muchos de sus colegas tienen sus explotaciones agrarias distribuidas por todo el término municipal y que, en muchas ocasiones, «junto a ellas nos topamos con uno de estos vertederos. Podríamos estar ante un problema de salud pública, puesto que nos encontramos con puntos que son auténticos focos de infección y que se encuentran situados junto a lugares donde se producen alimentos».

El nuevo concejal de Servicios, el socialista Antonio Moya, llevará al próximo Pleno consistorial la propuesta de un plan de choque para acabar «de una vez por todas con este problema. Con la configuración actual del servicio de recogida de basuras, no es posible llevar a cabo medidas para mitigar los problemas que se han detectado sin dejar de atender otras zonas y cuestiones», admitió.