Usuarios de diálisis cargan contra Salud por el traslado del servicio a Abarán

El local donde se prevé trasladar el servicio, en Abarán. / j. a. moreno
El local donde se prevé trasladar el servicio, en Abarán. / j. a. moreno

Critican que «el local es un bajo comercial que no reúne las condiciones» y temen «morir en un traslado urgente»

ANTONIO GÓMEZ

Los cerca de 40 usuarios de hemodiálisis de la zona de salud de la Vega Alta, que abarca los municipios de Cieza, Abarán y Blanca, cargan contra el Servicio Murciano de Salud (SMS) y denuncian sentirse «engañados por un año de promesas incumplidas» por su gerente y por el consejero Manuel Villegas, ante el inminente traslado del servicio desde el Hospital Comarcal Lorenzo Guirao, donde se ha venido prestando durante once años, a un local en Abarán que tachan de «bajo comercial que no reúne buenas condiciones».

Los usuarios reprochan que «llevan un año prometiéndonos que no nos mandarían a Abarán, y el local ya está prácticamente terminado». Añaden que «estaríamos dispuestos a trasladarnos incluso a un local en Cieza por la inmediata cercanía con el hospital, propuesta que nos plantearon ellos mismos. Pero parece que nos han engañado». Los usuarios se oponen a la iniciativa formulada hace unos días por la Consejería para recibir el servicio en el Reina Sofía o en clínicas de Yecla y Molina de Segura en turno de tarde: «Llegaríamos a nuestras casas a medianoche después de estar 'enchufados' cuatro horas».

En busca de una solución

Los temores de los pacientes, que cuentan con el apoyo de los tres ayuntamientos de la comarca y de la Plataforma Hospital de Cieza, empezaron hace un año, cuando se enteraron de que la empresa externa que tiene subrogado el servicio que se presta barajaba trasladarse a un local más amplio en Abarán. Insisten en que, «quieren llevarnos a un hospital que está a 5 kilómetros y al que se llega por una carretera estrecha. Si necesitamos un traslado urgente, podríamos morir en el camino».

Desde Salud explican que «se está intentando buscar una solución ante una situación derivada de un concurso público que estaba en marcha con anterioridad». Aclaran que el servicio lo presta una empresa, cuyo contrato expira en próximas fechas. La nueva adjudicataria planteó en su oferta la construcción de un centro en Abarán: «Somos conscientes de la incertidumbre que generan los cambios, pero los pacientes deben observar que lo que nos están pidiendo de no ejecutar el contrato es ilegal».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos