La rambla del paraje de El Ginete, en Cieza, rebosa a causa de las tormentas