La rambla del Agua Amarga de Cieza se limpiará este verano para prevenir inundaciones

El alcalde, junto al presidente de la CHS, Mario Urrea, en primer término en la vereda de Cehegín, ayer. / A. G.
El alcalde, junto al presidente de la CHS, Mario Urrea, en primer término en la vereda de Cehegín, ayer. / A. G.

La CHS acondicionará los puntos críticos del cauce en el camino de El Olmico y la antigua vereda de Cehegín, muy afectados con las lluvias torrenciales

ANTONIO GÓMEZ C IEZA

La Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) ha anunciado para este verano la ejecución de los trabajos de limpieza y acondicionamiento de dos puntos críticos en el cauce de la rambla del Agua Amarga dentro del término municipal de Cieza, concretamente a su paso por el camino rural de El Olmico y la antigua vereda de Cehegín. El deteriorado estado actual de ambos cruces viene provocando desde hace años diversos problemas a los vecinos que tienen fincas y casas de campo en estos contornos y perjudicando algunas actividades turísticas del municipio al impedir, por ejemplo, el paso de visitantes en la época de floración.

El presidente del órgano de cuenca, Mario Urrea, acompañado por el alcalde, Pascual Lucas, y el titular de Agricultura, Antonio Moya, visitó e inspeccionó personalmente ayer las referidas zonas afectadas por el problema y anunció públicamente el plan previsto.

La CHS contemplará estas acciones dentro de la inversión global prevista de 900.000 euros dirigida a mejorar la capacidad hídrica de las ramblas de la cuenca del río Segura. La Confederación ha encargado dicha actuación a la empresa Tragsa que principalmente consistirá en eliminar vegetación invasiva, retirar obstáculos, restaurar el cauce y reponer caminos de servicio. Urrea ha realizado la encomienda a este empresa propia de la administración para acometer un plan de choque en las ramblas de la cuenca del Segura para mejorar su capacidad de desagüe.

El objetivo es recuperar la funcionalidad hidráulica, disminuir los factores que alteran el régimen de corrientes y mejorar las condiciones medioambientales del entorno de los cauces y sus usos. Los trabajos consistirán fundamentalmente en la eliminación de masa vegetal invasiva (principalmente la caña 'Arundo donax'), la estabilización y refuerzo de taludes, el refuerzo de márgenes mediante escollera y la recogida y gestión de residuos sólidos.

Las actuaciones que realizará la Confederación para poder llegar a las épocas lluviosas de otoño con un estado aceptable de los cauces, cuentan con un presupuesto de 898.000 euros y están motivadas por los daños producidos por los episodios de lluvias torrenciales y la falta de labores de mantenimiento durante los últimos años.

Las ramblas en las que se va a actuar presentan principalmente dos problemas: en primer lugar, proliferación de cañas que disminuyen la capacidad de evacuación de los cauces, y en segundo lugar arrastres de sólidos que reducen el calado e incluso bloquean y desvían las agua produciendo daños en infraestructuras y campos de cultivo cercanos.

Puesta en servicio

A los trabajos ya explicados se unirán actuaciones puntuales de acondicionamiento y puesta en servicio de los caminos de servicio en coronación de motas para incrementar la seguridad en el uso de estas zonas, como concretamente se hará en los caminos de El Olmico y vereda de Cehegín.

El denominado camino de La Rambla, antigua vereda o camino de Cehegín, en el término de Cieza, se halla desde hace varios años en un lamentable estado en algunos de sus tramos que lo convierten en un barrizal impracticable cuando caen cuatro gotas de lluvia, de manera especial el punto en el que se produce su intersección con la rambla del Agua Amarga. Así que por lo que se refiere concretamente a los perjuicios que ha estado causando la rambla, parece ser que, definitivamente, la solución está próxima.

Una vía utilizada anualmente por 4.000 usuarios

El camino de la rambla es utilizado por unos 4.000 usuarios anualmente, y afecta de manera directa a 23 familias que habitan todo el año en la zona, con miembros en situación de incapacidad por falta de movilidad y dos personas con discapacidad intelectual que requieren trasladarse todos los días a un centro especializado donde reciben atención. Los habitantes de esta vía, que se halla entre los parajes agrícolas de El Tamarit y Rambla I y que, con una longitud de poco más de 5 kilómetros, enlaza la B-19 con la Nacional 301, llevan tiempo pidiendo que Ayuntamiento y la CHS encuentren una solución a sus problemas.