Un plan de gestión de zonas verdes para Cieza

Parque próximo al Auditorio Gabriel Celaya. / A. G.
Parque próximo al Auditorio Gabriel Celaya. / A. G.

El Plan de Gestión del Arbolado Urbano aspira a reducir la contaminación atmosférica y el ruido en la ciudad, además de evitar incidentes como caídas de ramas

A. GÓMEZ CIEZA

Aportar calidad al entorno urbano, reducir la contaminación atmosférica y el ruido y mejorar el medio ambiente en general, además de revitalizar la ciudad a través de un plan de gestión de zonas verdes. Estos son algunos de los objetivos que persigue el Ayuntamiento de Cieza a través del 'Ideario del Plan Director y Plan de Gestión del Arbolado Urbano y de zonas verdes del municipio'. Se desarrolla en el marco de la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible, con vistas al año 2025 y cofinanciada con fondos Feder en un 80%, e incluirá un mapeado del arbolado a través de una herramienta diseñada por ingenieros del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).

El borrador del documento propone incrementar la participación ciudadana en la planificación de las zonas ajardinadas

La mayoría de las ciudades españolas no cuenta con un plan de gestión en esta materia, por lo que el desarrollo del documento estaría acompañado de un cariz bastante novedoso. La escasa coordinación entre departamentos y la poca participación de especialistas en el diseño de parques, jardines y zonas arboladas en los planes municipales dan lugar, con el tiempo, a la aparición de numerosos problemas asociados a la presencia de arbolado. Por otro lado, y según se recoge en el borrador, es imprescindible fomentar la participación ciudadana en la gestión de los parques y jardines. «Una mayor implicación permite una mejor gestión», asegura el técnico municipal Miguel Ángel Piñera, miembro del departamento de Medio Ambiente del Consistorio ciezano.

El plan se propone caminar hacia la integración del arbolado en la trama urbana, tanto en agrupaciones de árboles ubicados en jardines, parques o zonas naturales configurando bosques, como en calles y avenidas, de forma aislada

Según Piñera, entre los beneficios que supondrá la ordenación del arbolado están la bajada de temperaturas (ya que los árboles «actúan como un regulador climático»), la reducción de consumos eléctricos, aminoración del ruido, mejora de la calidad del aire, aumento de la biodiversidad animal e incremento de la retención de agua de lluvia». El plan no solo pretende poner en valor los enormes beneficios asociados a la presencia de arbolado, sino también minimizar los inconvenientes asociados a la presencia e incluso al abandono del arbolado en un entorno urbanizado, como es la generación de alergias, la capacidad invasora, levantamiento de pavimentos, caída de hojas, flores y frutos en aceras y paseos, entre otros. Por ello, el Ayuntamiento necesitará una «infraestructura verde» bien planificada, desarrollada, gestionada y mantenida a través de la elección de la especie adecuada, según las condiciones del medio, teniendo en cuenta la «biodiversidad, paisaje, formas, colores, olores, tonalidades, fauna asociada o identificación de la plantas con el barrio/distrito, teniendo en cuenta criterios de plantación (distancia entre árboles, respecto a edificios, según el ancho de la acera, dimensiones mínimas de alcorques, uso de tutores, cubrimiento de alcorques, etc.)».

También se tendrán en cuenta tipos de riego y podas, incluyendo control de plagas y enfermedades con criterios respetuosos para el árbol y para el medio, uso racional del agua (riego por goteo), agua regenerada tratada convenientemente con ausencia de elementos contaminantes y acumulativos o revisiones periódicas de los árboles para evitar situaciones de riesgo.

 

Fotos

Vídeos