Primera crisis del equipo de gobierno tras el abandono de una concejal de IU

Cristina García se da de baja en el partido y pasa a ser concejal no adscrita; su formación asegura que quería más dinero y ella habla de desavenencias con la dirección local

CLAUDIO CABALLERO

Aún no ha echado a andar la legislatura en Cieza y ya se ha producido la primera crisis en el seno del gobierno de coalición de PSOE e IU. Cristina García Vaso, segunda edil de la formación ecosocialista y a la que le habían asignado las delegaciones de Personas Mayores, Mujer y Política de Igualdad, ha roto su compromiso con el bipartito y con su propio partido, y ha abandonado su formación. García mantiene su escaño y pasa al grupo mixto como edil no adscrita. Paradójicamente, se sentará en la bancada de la oposición junto a los dos concejales de Vox.

García Vaso presentó ayer a mediodía en el registro del Ayuntamiento su renuncia de pertenencia al Grupo Municipal de IU. En una nota de prensa, la ya concejal no adscrita atribuye su decisión a desavenencias con la dirección local de la formación política de izquierdas y deja entrever que no lo habría hecho si con su decisión hubiese comprometido la actual coalición de izquierdas en la localidad.

Pero desde IU, formación que en la noche del pasado martes celebró una asamblea extraordinaria para abordar la situación y establecer una postura oficial, consideran que «no hay discrepancias políticas» y que la decisión de la edil «es estrictamente económica». «No ha habido un entendimiento respecto a la liberación a tiempo parcial que se ofrecía a la concejal. Quería liberarse a un 50%, pero el acuerdo con el PSOE solo permitía el 35%, y ella no lo ha aceptado», señalan fuentes del partido.

Desde el seno de IU desvelan, además, que García Vaso se dirigió en primera instancia a su formación para exigir una dedicación remunerada mayor, pero que ante la imposibilidad manifiesta, la edil fue después a entrevistarse con el propio alcalde, Pascual Lucas, con el que tampoco llegó a un acuerdo. «Fue entonces cuando decidió irse», dicen las citadas fuentes. Cristina García Vaso llevó las carteras de Servicios Sociales, Mayores, Mujer e Igualdad durante la anterior legislatura sin estar liberada.

Sigue la mayoría absoluta

La decisión de la edil no va a afectar al funcionamiento del equipo de gobierno, ya que el actual regidor sigue gozando de mayoría absoluta por los diez concejales conseguidos por el PSOE tras las elecciones del pasado mes de mayo, más el otro edil de IU, Francisco Saorín, que sí sigue en su puesto y que ostentará las áreas de Obras Municipales, Tráfico, Sanidad Pública y Consumo.

La propia concejal García Vaso lanzó ayer un comunicado en el que señaló que la decisión de renunciar a las competencias delegadas en ella por la alcaldía «viene motivada por las discrepancias existentes con la dirección política de Izquierda Unida Cieza, las cuales entiendo que, aun no siendo afiliada a dicho partido, no procede explicitar más allá del seno de la propia organización». Añadió que «tales discrepancias han determinado también mi salida voluntaria del Grupo Municipal de IU pasando a ser concejal no adscrita, esto último debido a la evidente inconveniencia de seguir formando parte del equipo de gobierno en tales circunstancias».

García Vaso concluyó razonando que «mi decisión de conservar mi acta responde a dos razones. La primera es que de ello no se desprende afección alguna a la mayoría del equipo de gobierno constituido. En definitiva, once personas que representan la mayoría absoluta de la Corporación. La segunda razón es que, teniendo siempre en cuenta que la mayoría de gobierno sigue intacta y que soy concejal electa, considero que fuera del gobierno local y del grupo municipal mi compromiso como mujer feminista y de izquierdas me exige seguir trabajando y prestando un servicio a Cieza».

La decisión de esta concejal viene justo antes de la celebración del Pleno de carácter extraordinario que ha sido convocado para hoy. En él se consignarán las liberaciones y los sueldos de los concejales del equipo de gobierno con una subida generalizada en todas las retribuciones, incluyendo las asistencias a la sesiones plenarias y las comisiones informativas para todos los ediles, que se incrementan en casi un 20%.