Diego Conesa y los portavoces políticos, excepto del PP, visitan la variante de Camarillas

Urralburu, los técnicos Juan Antonio Sánchez y Ángel Contreras, Miguel Sánchez, Fulgencio Ugena, Conesa y Ana Fernández . / VICENTE VICÉNS / AGM

La Agencia Estatal de Seguridad realizará varias pruebas antes de permitir la circulación de trenes en la primavera de 2019

ANTONIO GÓMEZ CIEZA

Adif entregará las obras de la variante ferroviaria de Camarillas a finales de este año, de acuerdo con los plazos previstos. Posteriormente, la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria realizará las pruebas necesarias antes de permitir la circulación de trenes de mercancías e híbridos de pasajeros, previsiblemente en la primavera de 2019. Es el cronograma que hay sobre la mesa y que ayer salió a relucir durante la visita del delegado del Gobierno, Diego Conesa, a las obras de la variante de Camarillas. Otra más de las realizadas por ministros y políticos en los últimos ocho años.

Conesa estuvo acompañado por los alcaldes de Cieza y Hellín, Pascual Lucas y Ramón García, y por los portavoces parlamentarios de Ciudadanos y Podemos. Ningún dirigente del PP participó en la visita.

Actualmente se está ejecutando el tendido de los cables de señalización y las instalaciones de seguridad, como publicó ayer 'La Verdad', así como las primeras verificaciones dinámicas y geométricas de la nueva vía. El nuevo trazado reducirá en 17,9 kilómetros la distancia entre Chinchilla y Murcia, y permitirá alcanzar velocidades máximas de 250 kilómetros por hora.

A bordo de un convoy, Conesa inspeccionó dichos trabajos de la variante, de 26,3 kilómetros de longitud y que se sitúa en la línea convencional que conecta Chinchilla con Murcia y Cartagena. El delegado pudo contemplar la ejecución de las primeras verificaciones técnicas, mediante la circulación de un tren laboratorio de Adif que examina y analiza las propiedades dinámicas y geométricas de la vía. Asimismo, examinó el avance del tendido del cableado que formará parte de los sistemas de señalización e instalaciones de seguridad.

«La línea de media distancia es un producto ferroviario muy importante para la Región y los municipios de Albacete. Estará lista a principios de 2019 y conectará Murcia con Madrid en tres horas», afirmó Conesa. Las principales infraestructuras incluyen un túnel de 2,5 kilómetros, dos falsos túneles de 250 metros cada uno, tres viaductos que suman una longitud de 329 metros, ocho pasos superiores y tres inferiores. El tramo estará dotado de un sistema de señalización automática que agilizará la gestión de la circulación ferroviaria.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos