El municipio contará con un centro de acogida para los animales abandonados

La perrera municipal de Ascoy será ampliada y también dará cobijo a gatos sin hogar

C. CABALLERO

Cieza contará con un centro de acogida para los perros abandonados, que se levantará junto al polígono industrial de Ascoy y cuya inversión ascenderá a unos de 100.000 euros. Dará cobijo también a gatos sin hogar. Así lo anunció ayer el concejal de Obras y Sanidad, Francisco Saorín. Esta medida se enmarca dentro de los proyectos seleccionados en los presupuestos participativos, tras unas votaciones en las que intervinieron unas 300 personas. «Se ha concluido la redacción del proyecto básico de ejecución y acondicionamiento del centro municipal de acogida de animales abandonados de Cieza. Está pendiente de los tramites que tiene que llevar a cabo el departamento de Contratación para la adjudicación de la obra», explicó Saorín.

El espacio actual de la protectora de animales El Hocico se encuentra en una parcela de 2.510 metros cuadrados, a la que se accede a través de la prolongación de la calle del Chicharra, en el mismo polígono. La idea del Consistorio es ampliar dicha perrera para levantar un nuevo espacio de acogida. El edil Saorín señaló que «se van a proyectar actuaciones de consolidación, adecuación, mejora y ampliación de este albergue. También se llevará a cabo una intervención en la zona de saneamiento, ya que se encuentra saturada y con roturas». En cuanto a la reparación de las casetas, «se realizará una intervención integral. El proyecto incluye, además, una actuación en el pavimento y la sustitución de puertas de acceso en la sala de curas y aseo, así como la reparación de la zona exterior de baño de animales.

Un plazo de seis meses

El proyecto, que consta de 275 páginas, ha sido redactado por una técnico municipal y fija un precio de licitación de 101.444,67 euros y un plazo de ejecución de seis meses. El edil Saorín también valoró ayer «muy positivamente» el trabajo y esfuerzo realizado por la protectora de animales El Hocico, asociación que gestiona en la actualidad las instalaciones, «a pesar de que estas presentan grandes deficiencias».