El fuego calcina cinco hectáreas de alto valor ecológico en El Menjú

Dos brigadistas peinan ayer la zona, después de que se diera por controlado el incendio. / C. caballero
Dos brigadistas peinan ayer la zona, después de que se diera por controlado el incendio. / C. caballero

La investigación apunta a que el incendio, el segundo en menos de dos meses, fue intencionado

CLAUDIO CABALLEROCieza

El incendio declarado en el paraje del Menjú de Cieza el pasado miércoles calcinó unas cinco hectáreas de monte y afectó a una gran diversidad de especies arbóreas en este enclave de alto valor ecológico. Una Brigada de Investigación de Delitos Ambientales dependiente del Cuerpo de Agentes Medioambientales se desplazó ayer al lugar para perimetrar la zona y buscar las posibles causas.

Fuentes cercanas a la investigación dan por seguro que este fuego, el segundo que afecta a El Menjú en menos de dos meses pero el último de una gran lista que comenzó en el año 2004, ha sido intencionado, ya que existían dos focos distintos. Según ha podido saber 'La Verdad', los investigadores estarían buscando «tres perfiles distintos». Por un lado, el pirómano de El Menjú no tendría relación con la persona que estaría provocando incendios en solares de espacios cercanos a la ciudad. Los agentes andan detrás de un tercer individuo que «se movería por la Atalaya».

Este último, según la investigación, «sería el más peligroso, ya que un incendio en la Atalaya se propagaría rápidamente si las condiciones lo permiten y podría extenderse a otras sierras cercanas, como la del Oro», apuntaron fuentes policiales. En la zona del fuego, donde aún ayer existían puntos calientes, permanecieron varios retenes de diferentes localidades, bomberos del Consorcio de Extinción de Incendios y Salvamento, agentes medioambientales y voluntarios de Protección Civil de Cieza.

José Ramón Carrasco de la Sierra, director general de Seguridad Ciudadana y Emergencias, señaló ayer que se barajan varias hipótesis sobre la declaración de este incendio, aunque matizó que, al existir dos focos distintos, «se deduce que podría haber una intencionalidad». Con él coincidió el alcalde, Pascual Lucas. El regidor dijo, además, que en las próximas semanas su gabinete va a intentar ponerse en contacto con los dueños de la parte privada de El Menjú con el objetivo de poder dar una solución al abandono que sufre.