Buscan pistas en el Menjú para dar el causante del fuego

Efectivos en la zona del incendio. / C. Caballero

Fuentes de la investigación dan por hecho que el incendio que quemó ayer este espacio natural fue intencionado, ya que contó con dos focos

CLAUDIO CABALLERO

Entre tres y cinco hectáreas habrían ardido en el incendio que en la tarde noche de este miércoles se declaró en el paraje de El Menjú, en Cieza, afectando a una gran diversidad de especies arbóreas en este enclave de alto valor ecológico. La Brigada de Investigación de Delitos Ambientales dependiente del Cuerpo de Agentes Medioambientales perimetró la zona del incendio a la búsqueda de pistas para dar con el causante.

Fuentes cercanas a la investigación dan casi por seguro que este incendio, el segundo que afecta al Menjú en menos de dos meses pero el último de una gran lista que comenzó en el año 2004, ha sido intencionado, ya que existían dos focos distintos. Según pudo saber esta redacción de fuentes policiales, se estarían buscando «tres perfiles distintos». El incendiario de El Menjú no tendría relación con el que estaría provocando incendios en solares de espacios cercanos a la ciudad. Además, los agentes andan detrás de un tercer individuo que 'se movería' por la zona de la Atalaya.

Este último, según la investigación, «sería el más peligroso, ya que un incendio en la Atalaya se propagaría rápidamente si las condiciones lo permiten y podría extenderse a otras sierras cercanas como la del Oro». En la zona del fuego, donde aún hay algunos 'puntos calientes', han permanecido durante las últimas horas los retenes. Durante toda la noche han permanecido agentes medioambientales, bomberos, cinco brigadas forestales y tres brigadas de intervención rápida que han sido relevados por otras tres brigadas forestales y agentes medioambientales durante la mañana de este jueves. Voluntarios de Protección Civil de Cieza se están encargando del avituallamiento.

Alrededor de las 19.30 horas, el Centro de Coordinación de Emergencias del 112 recibió numerosas llamadas informando de la presencia de fuego en la zona. De forma inmediata se movilizaron hasta 70 efectivos adscritos al Plan Infomur y se activó el Nivel 1 de la emergencia.

La carretera comarcal MU-512, que une Cieza y Abarán, fue cortada al tráfico por seguridad y ya ha sido reabierta. También fueron desalojadas dos viviendas con tres personas, quienes pudieron regresar a las pocas horas.