La dirección regional del PP cesa a la ejecutiva local y presenta hoy una gestora

Un equipo formado por veinte personas, a cuya cabeza estará Luis Carlos Roldán, asumirá el control del partido

ANTONIO GÓMEZ

El secretario general del Partido Popular de la Región de Murcia, Miguel Ángel Miralles, y la vicesecretaria de Organización del PP, Adela Martínez-Cachá, asistirán hoy al acto de constitución de la comisión gestora del PP de Cieza, que tendrá lugar, a partir de las 19.45 horas, en los salones de la Hospedería San Sebastián. De este modo, se confirma el cese de la que ha sido la ejecutiva del partido desde junio del año pasado y a cuya cabeza estaba el presidente, Fernando Tamayo Rodríguez.

A partir de ahora, el nuevo equipo, formado por veinte personas encabezadas por Luis Carlos Roldán Simón, tendrá la misión técnica de diseñar una candidatura para el próximo congreso local. De esta cita deberá salir el aspirante a la alcaldía de Cieza para las elecciones municipales de mayo de 2019. Todavía no hay oficialmente nombres, pero en el seno de la formación todos apuntan a la posibilidad de que el candidato que salga de la gestora sea la actual consejera de Cultura, Miriam Guardiola.

La gestora tratará de frenar la hemorragia imparable de dimisiones que sufre la agrupación popular ciezana desde que la presidencia recayó en el hijo del exalcalde Antonio Tamayo, a finales de junio de 2017. La elección del vástago del exregidor se produjo bajo la discrepancia de un grupo de militantes, los cuales anunciaron su baja inminente. Fernando Tamayo accedió a la presidencia tras lograr el aval de 160 de los 220 afiliados del partido. A pesar de que no hubo más candidaturas y de que había recibido un respaldo próximo al 75% del censo, varias decenas de afiliados del PP manifestaron entonces su disconformidad con esta elección, incluso llegaron a calificarla de «pantomima».

El nuevo presidente del PP de Cieza, Fernando Tamayo, eludió pronunciarse para no alimentar «una polémica absurda». Sin embargo, esta crisis no hacía otra cosa que evidenciar los seísmos internos que sacudían a la formación desde que, en marzo de 2017, el concejal y portavoz municipal del PP en el Ayuntamiento, Juan Manuel Molina Morote, renunció a su acta de concejal.

Más abandonos

El carrusel de abandonos se reanudó a principios de noviembre de 2017, cuando presentó su dimisión el concejal del PP Francisco Javier Piñera, número dos en las listas municipales de 2015. El mismo camino emprendieron los tres ediles Enrique Fernández, Belén Corredor y Piedad Quijada, los cuales pidieron la baja en el partido argumentando «desavenencias» con la nueva ejecutiva local. Todos ellos permanecen en la Corporación como ediles no adscritos. El Grupo Municipal Popular inició la legislatura con ocho concejales y la acabará probablemente con cuatro y bajo la dirección de una gestora.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos