Declarada BIC, con categoría de lugar etnográfico, la acequia de La Andelma

ANTONIO GÓMEZ

La acequia de La Andelma ya nunca podrá ser entubada. El afán y los trámites realizados durante años por la Plataforma Salvemos La Andelma y la Fundación Los Álamos han dado sus frutos con una decisión oficial que obligará a cuidar este vestigio de la cultura romana testigo de la agricultura y la historia de Cieza. El Consejo de Gobierno, a propuesta de la Consejería de Turismo y Cultura, aprobó ayer la declaración como Bien de Interés Cultural (BIC) de la acequia de La Andelma de Cieza, con categoría de lugar de interés etnográfico.

«El trazado del cauce se puede remontar a la época romana y su uso data de la época andalusí», explican desde la Comunidad. El tramo catalogado, aproximadamente de unos cinco kilómetros, está comprendido en el Plan Especial de Protección de la Atalaya y el Menjú. También se incluyen los dos molinos que se nutrían de las aguas llevadas por la acequia: Teodoro y El Argaz.

La Andelma toma el agua del río Segura en el paraje de La Torre. Tiene una longitud de once kilómetros y discurre por los parajes de El Ginete, Perdiguera, La Brujilla, La Hoya y El Argaz.

«Desde su construcción, La Andelma ha formado parte de la historia de Cieza y a ella se debe parte de la riqueza agrícola de la zona. A su vez genera un espacio de alto interés paisajístico. Todo esto, unido al rico patrimonio inmaterial ligado a la cultura del agua, hace que sea considerada como una obra de ingeniería hidráulica de primera categoría», argumentan desde la Comunidad Autónoma.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos