La caída de ramas por el viento causa daños en una finca

Las ramas caídas rompieron la valla de una finca. / A. Gómez
Las ramas caídas rompieron la valla de una finca. / A. Gómez

Los vecinos de la olmeda de El Maripinar denuncian que es la quinta vez que ocurre este año

ANTONIO GÓMEZ

El fuerte viento que se produjo el pasado miércoles por la tarde provocó el desprendimiento de tres ramas de grandes dimensiones de la olmeda de El Maripinar, en Cieza. Afortunadamente, no ocasionaron daños personales, pero sí materiales. El peso de los árboles destrozó vallas y estructuras de una finca de frutales aledaña a la vieja carretera de Mula, a cuyos flancos se extiende la citada arboleda.

Los vecinos de la zona mostraron su hartazgo e indignación. Calificaron la situación de milagrosa, argumentando que, «con la cantidad de personas y vehículos que transitan diariamente por aquí, es mucha suerte que no se haya producido ya una desgracia personal con las repetidas caídas de ramas». Anunciaron, asimismo, que sus abogados están estudiando poner en manos de la Fiscalía los hechos. «Es un caso de dejación de funciones por parte de la Administración. Hay indicios de delito porque se ponen en peligro vidas humanas», lamentaron.

La olmeda de El Maripinar, catalogada como una de las más importantes de Europa, ha sufrido desde el pasado año cinco episodios similares con la fortuna de no haber provocado daños personales. Se trata de una zona atravesada por la antigua carretera de Mula y que es muy transitada por vehículos y personas a diario.

El concejal en funciones de Medio Ambiente, Antonio Moya, se volvió a reunir el miércoles por la noche con los vecinos tras el nuevo episodio de desprendimientos. Los habitantes de las casas cercanas a la olmeda y los propietarios de las fincas colindantes anunciaron que van a solicitar directamente a la Dirección General una reunión para abordar el problema. Moya indicó que el Consistorio respaldará dicha petición.