Cientos de opositores indignados por las notas abarrotan el Moneo