Chico y 'freak', el perfil a tumbar

Películas y series de televisión han impuesto, a lo largo de los años, un prototipo de ingeniero, informático y científico que ha calado hondo durante generaciones y en el que destaca especialmente la ausencia de capacidades sociales con sus semejantes y el aislamiento. Para los expertos de este encuentro, esta idea ha afectado a la valoración social de este tipo de profesiones «algo muy ajeno a lo que realmente es un profesional TIC, que es el que da una solución a problemas del entorno», tal y como apuntó María Belén López, que hizo también hincapié en la brecha de género que se da tanto en los grados como en los posteriores trabajos, donde las féminas siempre juegan en minoría.

Para solucionar precisamente la falta de vocaciones entre niñas y mujeres, Helena Flores forma parte de la asociación sin ánimo de lucro 'Talento STEM'. Esta institución participa en el proyecto internacional 'Technovation Challenge', un programa de doce semanas destinado a niñas de entre 10 y 18 años que se ejecuta en más de 100 países y en el que se les incita a solucionar problemas de su entorno a través de la tecnología y el emprendimiento.

Durante este tiempo, las participantes aprenden programación básica, piensan en una posible aplicación móvil y la ejecutan a través de un prototipo, además de aplicar nociones de marketing y economía al proyecto.