Chapuzones para todos los gustos

Dos bañistas en una de las playas de la Región./Nacho García / AGM
Dos bañistas en una de las playas de la Región. / Nacho García / AGM

Las playas se ponen a punto y refuerzan los servicios para que los vecinos y turistas puedan afrontar la época de intenso calor con mejores prestaciones en las zonas de baño

JUAN RUIZ PALACIOSALEXIA SALASPILAR WALSLorcaEDUARDO RIBELLESCartagena

Si le gustan las actividades náuticas. Si prefiere un baño en una cala salvaje o, por el contrario, se decanta por una playa familiar. Si es de los que disfrutan en los chiringuitos. Si adora estar junto al mar con su mascota o ponerse a remojo en una zona nudista... Los municipios costeros de la Región ya han puesto a punto sus playas para que tanto vecinos como turistas puedan disfrutar de una amplia variedad de servicios y hacer más llevadera su estancia en los meses de intenso calor. Los ayuntamientos completan, como cada año, la oferta de servicios para los visitantes. Las principales novedades, en este 2018, son nuevas zonas de lavapiés y duchas, la remodelación de los accesos para minusválidos, una mayor programación de actividades de ocio para adultos y niños, y la ampliación de playas para mascotas.

En los 35 kilómetros de playas de Mazarrón, los bañistas tendrán a su disposición un total de nueve chiringuitos. «En la playa de La Ermita, en Bahía, se estrena uno este verano. Estos locales, a pie de playa, ofrecerán servicios de hamacas y sombrillas, además de tener casi todos cocina», apuntan desde el Consistorio mazarronero. En cuanto a las playas caninas, los veraneantes tendrán a su disposición los mares de El Gachero (Rihuete), El Castellar (Playa Grande) y Percheles. «A los turistas no les faltará de nada porque los servicios están muy bien cubiertos. Además, hay que tener en cuenta que se van a programar más actividades deportivas e infantiles en las playas», añaden. Y concluyen: «Siempre estamos abiertos a nuevas sugerencias y a que los servicios, cada año, se vayan superando para tener las mejores playas».

En Águilas, el Ayuntamiento ha renovado el 50% de las pasarelas de acceso a las zonas de baño. Además, Calarreona cuenta este año con un nuevo acceso para personas con problemas de movilidad, y la playa de la Casica Verde tiene nuevos lavapiés. «Se han puesto paneles de señalización para evitar los aparcamientos y dejar libre el tránsito de dominio público», asegura el concejal de Turismo, Ginés Desiderio Navarro. «La novedad en Águilas es que tenemos una zona canina entre Calarereona y Matelentisco. Se llama Cala del Mijo, también conocida como Las Palomas», apunta. Estas playas tendrán, al igual que el año pasado, un total de once chiringuitos, y el Ayuntamiento ha programado sesiones de talasoterapia y gimnasia dos veces a la semana para mayores. «Creemos que están todos los servicios cubiertos», puntualiza Navarro.

Nueva ordenanza en Lorca

Las playas del litoral lorquino 'abrieron' este año antes de lo previsto. Días anteriores a la Semana Santa se inició el plan de limpieza para que los bañistas pudieran disfrutar del sol y el mar en sus vacaciones. La intención fue ofrecer a los visitantes procesiones, pero también los primeros baños.

Lorca cuenta este año con una playa nudista, la cala de La Junquera, y un espacio para la presencia de mascotas, Playa Larga. El Pleno aprobó en febrero la ordenanza municipal que regula el correcto uso de las playas. Se trata de un documento que contó con un amplio proceso de participación de los lorquinos. Hay espacios habilitados para la práctica de naturismo, pero también para las mascotas, «respetando los criterios de protección medioambiental establecidos para las playas lorquinas en su calidad de parque natural», afirma la concejal de Medio Ambiente, María Saturnina Martínez Pérez. El litoral lorquino cuenta con una franja de nueve kilómetros donde los visitantes podrán encontrar trece zonas de baño.

En Lorca, las playas de Calnegre y Puntas serán las únicas que tengan vigilancia permanente

La nueva ordenanza regula y sanciona las conductas de los usuarios. Entre las prohibiciones están los juegos y ejercicios, tanto en el mar como en la arena, que molesten al resto de usuarios, además de acampar y pernoctar en la arena.

Las playas de Calnegre y del poblado de Puntas de Calnegre serán las dos únicas que tendrán vigilancia permanente. En el resto se harán controles itinerantes. Entre las novedades destaca el estreno de una embarcación de diseño especial para rescate en playas, que cubrirá la vigilancia marítima desde Cala Honda a La Galera, pasando por Siscar, Junquera, Cala de la Gruta, Cala Blanca, Los Hierros y Playa Larga. Por tierra, un socorrista en vehículo recorrerá desde la playa de Parazuelos hasta la del Siscal. Y en el poblado se ha establecido un puesto de primeros auxilios, vigilancia y salvamento.

«Allí se cuenta con una silla anfibia para el baño de personas con movilidad reducida», apuntan desde Medio Ambiente. Y en colaboración con el Servicio Murciano de Salud, «se ha establecido un dispositivo con una ambulancia de soporte vital básico para actuar en caso de emergencia».

El Mar Menor, más accesible

Zambullirse en el agua salada será este año aún más fácil en el Mar Menor. Los ayuntamientos costeros han dado una vuelta de tuerca a la accesibilidad con pasarelas de un nuevo material más resistente en las playas de Los Alcázares, y con más superficie en las de La Ribera y La Manga, de manera que las personas en silla de ruedas puedan llegar prácticamente hasta el mar sin problemas. Unas nuevas rampas mejoran el acceso a las playas de Castillicos y de Barnuevo, y en todas se han repintado las bandas azules a los lados para que sirvan de guía a las personas con dificultades de visión.

Los bañistas de Los Alcázares se encontrarán este año con tres nuevos parques con aparatos deportivos adaptados para ejercitar los músculos al sol. Destaca el de la playa de Las Palmeras, dedicado a la especialidad del 'crossfit', aunque dentro de un mes estará terminada la zona deportiva de calistenia junto al CAR. Los servicios municipales también han repuesto los lavapiés en las playas alcazareñas y en las de La Manga. De momento, solo los de las playas de Castillicos, en La Ribera, y Mistral, en La Manga, son de agua salada.

Los Alcázares contarácon tres nuevos parques deportivos para mejorar los músculos al sol

En las playas de San Pedro del Pinatar, las mejoras han ido a La Mota, junto a la zona de las charcas de lodos terapéuticos, y a El Mojón, en el extremo norte, pues son las dos nuevas que optan al sello Q de calidad, de modo que estrenan lavapiés, papeleras de recogida selectiva de residuos, expositores con los resultados de las analíticas del agua y carteles informativos con los servicios playeros. En La Llana, dentro del Parque Regional de las Salinas y Arenales, se incrementan de dos a cinco las plazas de aparcamiento para discapacitados y los carteles informativos.

Dos playas más con vigilancia de los socorristas (Puerto Bello y Estrella de Mar-Los Urrutias), arena suficiente en las que más sufrieron el temporal (Playa Honda, Islas Menores y Cavanna) y unos aseos y módulos con vestuarios adaptados que este año han llegado justo a tiempo a 16 zonas de baño del litoral son las principales claves para que los bañistas disfruten, este año, en mayor medida del litoral cartagenero. Pero si algo distingue la oferta de 2018 repecto al pasado es que al borde del mar ya hay 45 chiringuitos abiertos y a pleno rendimiento, a diferencia de 2017, cuando el retraso en los permisos los mantuvo inactivos hasta bien entrado julio.

26 baños en Cartagena

Cartagena dispone de 26 playas catalogadas en sus 72 kilómetros de costa, además de un sinfín de calas que completan la oferta para los amantes del mar. La diferencia entre las primeras y las segundas son los accesos, la vigilancia de socorristas y los servicios. Casi 70 profesionales se ocuparán desde hoy de la vigilancia. El número de banderas azules se mantiene en cinco, las mismas del año pasado: Cala Cortina, Isla Plana, Levante en Cabo de Palos, San Ginés (La Azohía) y Playa del Cuartel. Lejos quedan las once que llegó a tener el Ayuntamiento.

Catorce han recibido el distintivo de accesibles para discapacitados aunque tres están todavía en preparación. Todas tienen plazas de aparcamiento claramente señaladas, pasarelas en la arena para llegar al borde del mar. Se trata de las playas de Isla Plana, San Ginés, del Cuartel, Levante (Cabo de Palos, Entremares (Barco Perdido, Cavanna, La Gola Playa Honda. Las que están en periodo de pruebas son las de Punta Brava, Puerto Bello y Costa Manga II (La Manga). Todas menos la de la Gola tienen aseos adaptados. San Ginés, Entremares y Mar de Cristal cuentan con duchas adaptadas. Y solo se han quedado sin sillas anfibias para el baño la playa de la Gola y las de Punta Brava, Puerto Bello y Costa Manga.

Todas las del Mar Menor cuentan ya con las redes instaladas y, por ahora, apenas ha habido avistamiento de medusas. En las del Mediterráneo de La Manga hubo varias alertas que los responsables de negocios hosteleros de la zona se han apresurado a calificar como «excepcionales». Y junto a los 45 chiringuitos, que ofrecen desde un simple refresco hasta menús a todo lujo, ya funcionan catorce establecimientos de alquiler de hamacas y diez de embarcaciones náuticas.

Baños singulares. Servicios al completo. Sol y buen clima. En definitiva, chapuzones a la carta en las costas de la Región. ¡Buen verano!

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos