«La UMU es un centro de referencia internacional para los estudios de platería»

Ignacio José García. / p. espadas
Ignacio José García. / p. espadas

Ignacio José García Zapata es graduado en Historia del Arte y contratado predoctoral FPU por la UMU

PACO ESPADAS

A pesar de contar con tan solo 27 años, Ignacio José García Zapata (Alhama de Murcia, 1991) acumula una gran experiencia sobre sus espaldas gracias a su contrato con la Universidad de Murcia, destinado a la Formación del Profesorado Universitario (FPU). Graduado en Historia del Arte, reside entre Italia y España, y tiene expectativas de conseguir en un futuro cercano su plaza de profesor universitario en cualquiera de las universidades del territorio español.

-¿Qué le llevó a vivir en Italia?

-Ya había visitado en numerosas ocasiones Italia antes de instalarme allí en 2011 gracias a una beca Erasmus que conseguí para cursar mis estudios en la Universidad de Padua. Italia siempre supuso para mí un atractivo y sugerente destino, su cultura es más que suficiente para apostar por ella. Además, así comenzaba a establecer relaciones con otras universidades para futuras estancias enfocadas a mis investigaciones, que se centran en el estudio de las relaciones artísticas entre Italia e Iberoamérica especialmente en lo concerniente al arte la platería.

-¿Cuál es su función allí?

-Normalmente viajo a Italia por trabajo. Como personal investigador de la Universidad de Murcia tengo que continuar mi formación a través de estancias de investigación en el extranjero, las cuales contribuyen al desarrollo de mi tesis doctoral, ya que puedo indagar sobre cuestiones centrales de mis estudios. Es el caso de la presencia de artífices plateros que llegaron a Murcia, como el célebre Carlo Zaradatti. ¿Qué les motivó a venir? ¿Cuál fue su formación antes de viajar? ¿Sus contactos y patrocinadores? Hay muchas preguntas que tienen que ser respondidas desde ambos países, a través del acceso a archivos y obras de arte, sistematizando información y analizando influencias artísticas. Mi último trabajo aborda la colección de platería que el famoso Castrato Farinelli se llevó a Bolonia tras su larga estancia en España. Al mismo tiempo, contribuyo a potenciar las relaciones internacionales del Departamento de Historia del Arte, los vínculos con otras instituciones, grupos de investigación y profesores, internacionalizando nuestra labor.

-¿La Región es conocida allí?

-Yo me he encontrado con gente que sí conoce la Región, ya sea por turismo o por alguno de sus productos, y gente que no. Lo cierto es que son muchos los turistas italianos que viajan cada año al sureste peninsular, especialmente a Alicante, cuyo aeropuerto cuenta con conexiones con Italia. Esperemos que el nuevo aeropuerto de la Región tenga pronto algún destino italiano con el que hacer más fácil el intercambio de viajeros. Ello, sin duda, ayudará a que se conozca mucho mejor la Región allí.

-Hace poco le hemos visto vinculado a una exposición sobre platería. ¿De qué trataba?

-Las investigaciones del Grupo Artes Suntuarias de la Universidad de Murcia han propiciado que esta sea reconocida como el centro de referencia para los estudios de platería por parte de la comunidad científica internacional. Hasta aquí se dirigen profesores e investigadores de todo el mundo para conocer nuestros métodos de trabajo, nuestros cursos de orfebrería, la publicación de estudios de platería y la fiesta de San Eloy, patrón de los plateros, un evento único en la universidad española, a través del cual se reconoce el papel de los gremios. La exposición 'Platería antigua española y americana virreinal (siglos XV-XIX)', celebrada hace unas semanas en el Centro Cultural las Claras gracias al soporte de la Fundación Cajamurcia, permitió contemplar casi 200 piezas inéditas de platería religiosa y civil pertenecientes a colecciones privadas. El fin último de nuestras investigaciones es la transferencia del conocimiento a la sociedad, y esta exposición fue una buena muestra de ello.

-¿Qué diferencias culturales aprecia entre España e Italia?

-Somos muy parecidos. Yo destacaría el agudizado sentido estético de los italianos, su natural inclinación por la belleza, ya sea la de uno mismo, a la hora de hablar, sus escaparates...

-¿Hasta cuándo en Italia?

-¡Hasta siempre! Vivo a caballo entre España e Italia, y espero que sea así por muchos años.