Otro vertedero sin licencia en Cartagena acumula escombros junto a la rambla de Benipila

Un camión arroja escombros en el paraje de San Isidro, cerca de la rambla de Benipila./antonio gil / agm
Un camión arroja escombros en el paraje de San Isidro, cerca de la rambla de Benipila. / antonio gil / agm

Los camiones vierten a plena luz del día en una finca de San Isidro, donde los residuos son cubiertos después con tierra vegetal y olivos

José Alberto González
JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZ

El curso de la rambla de Benipila se ha convertido, en varios tramos y parajes, en un campo minado... de escombros. Al vertedero ilegal de residuos de la construcción de Los Segados, que acumula 45.000 toneladas de materiales a lo largo de 200 metros, se suma ahora otro depósito presuntamente irregular situado en San Isidro, junto al cauce público. Mientras el Ayuntamiento de Cartagena y la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) se han afanado en las últimas semanas en limpiar de maleza, muebles y otras basuras el lecho, desde la cabecera hasta la desembocadura en Cartagena, estas dos grandes escombreras acumulan enormes cantidades de materiales, tanto inertes como peligrosos. Además del daño al medio ambiente, esta situación supone un potencial peligro para las personas y los bienes en caso de arrastres por lluvias torrenciales, como las previstas para hoy y mañana.

Ayer, mientras la autoridades emitían una alerta roja por fenómenos meteorológicos adversos de carácter extremo, y entre otras cosas suspendían las clases en los centros educativos, seguían llegando escombros al entorno de Benipila. 'La Verdad' fue testigo de cómo un camión arrojó toda su carga de restos de demolición de obras en San Isidro.

El Ayuntamiento deja la limpieza del depósito de Los Segados en manos del juez, al que no pidió esta medida cautelar

Se trata de una parcela de tipo rural para la que, según aseguraron fuentes municipales, no consta en el Ayuntamiento la existencia de la correspondiente licencia de actividad de gestor de residuos. Además, un portavoz del equipo de gobierno municipal confirmó que la Concejalía de Medio Ambiente tiene abierto un expediente por el vertedero de San Isidro.

En la Concejalía, que dirige Cristina Mora (del Partido Popular), indicaron que este departamento mantiene abierta una investigación para tomar las medidas oportunas. Lo hará conforme a la ordenanza municipal, para preservar el medio ambiente y la seguridad y la salud de las personas.

El trasiego de vehículos pesados por la zona despertó las sospechas de la Unidad de Medio Ambiente de la Policía Local. Los agentes investigan el empleo de tierra vegetal para tapar los residuos y la plantación de olivos con esa mismo fin. También tienen noticias sobre el estado de los terrenos el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil y la Consejería de Medio Ambiente, que ya intervinieron en Los Segados. El Seprona precintó en julio el vertedero por orden de un juzgado de instrucción, previa denuncia contra la empresa propietaria de los terrenos por parte del Consistorio, en una causa donde también está personada la Asociación de Naturalistas del Sureste (ANSE) y donde hay varias personas imputadas por delito contra el medio ambiente.

Sobre Los Segados, un portavoz de la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) indicó que la retirada de los residuos corresponde al Ayuntamiento. Explicó que, si bien el vertido afecta a la llamada zona de policía de la rambla, al tratarse de escombros debe actuar la institución municipal. En la Concejalía de Medio Ambiente indicaron que todas las medidas están en manos del juzgado, puesto que la vía penal ha dejado en suspenso la administrativa.

Amianto en La Asomada

En todo caso, fuentes de ANSE indicaron que el Ayuntamiento tiene una vía alternativa a la de la limpieza del suelo por ejecución subsidiaria: solicitar al instructor de la causa que ordene, como medida cautelar, la retirada de los residuos. Se trata de una tarea que, si no asumen los dueños de la parcela, recaería en la administración, que después pasaría la factura al titular del suelo.

El problema de las escombreras clandestinas afecta también a la ciudad de Cartagena, donde La Asomada (en el plan parcial C. C. 1) ha sufrido nuevos depósitos de ladrillos, plásticos y tejados de fibrocemento o uralita. Así lo ha detectado también la unidad medioambiental de la Policía Local. Estos contienen amianto, un material potencialmente cancerígeno por cuya retirada de los techos de colegios e institutos se han movilizado asociaciones de padres y otros colectivos sociales.

En los últimos días, la CHS y la corporación municipal han intensificado los trabajos necesarios para despejar distintas ramblas, de cara a evitar inundaciones. Una de las zonas donde este miércoles ya no había residuos es el entorno de Los Conesa y de la mina, que se reparten los municipios de Cartagena y Fuente Álamo. El Grupo Municipal Unidas Podemos-IU-Equo advirtió sobre la presencia de muebles y todo tipo de basuras en la rambla del Albujón. Ya en agosto, la CHS empleó maquinaria para quitar cañas en la zona de Bahía Bella, al borde del Mar Menor.