Los vecinos ven mejoría en las playas

Un equipo de operarios del Ayuntamiento, con rastrillos, limpia la orilla de la playa de Los Urrutias de algas hace unos días. / j. m. Rodríguez / agm
Un equipo de operarios del Ayuntamiento, con rastrillos, limpia la orilla de la playa de Los Urrutias de algas hace unos días. / j. m. Rodríguez / agm

Los bañistas del Mar Menor reconocen el esfuerzo de las brigadas municipales en la limpieza

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLESCartagena

«Tenemos más arena», comentaban ayer los bañistas en Playa Honda. «Por fin nos vemos los pies al entrar en el agua», apuntaban los de Punta Brava. Vecinos y visitantes reconocieron en ocho de los diez puntos del litoral del Mar Menor y La Manga visitados por 'La Verdad' que este verano el estado general de las playas ha mejorado respecto al de hace doce meses. Incluso en los dos 'puntos negros' en los que las opiniones no son tan favorables, Los Urrutias, a la altura de la Iglesia y Los Nietos, al oeste del club náutico, la sensación generalizada es que el rastrillado a mano, combinado con el uso de tractores, donde se puede, está dando mejores resultados que en 2017.

El Instituto Municipal de Servicios Sociales (Imsel), que desapareció a finales de 2016, sigue en la memoria de parte de los bañistas como un ente que funcionó bien. Algunos creen que no debió ser suprimido, sino reformado y reforzado donde era preciso. Sin embargo, los desajustes en la colocación de las papeleras y las pasarelas en 26 playas han sido menores este año que el pasado. Asimismo, los aseos y los vestuarios adaptados han llegado con algo de retraso, pero ya están instalados y cumplen su función en 16 de ellas.

Diez zonas testadas

Punta Brava
Arena limpia, no muy abundante. Pasarelas, orilla despejada de algas y lodos. Agua clara.
Los Urrutias
Arena abundante. Pasarelas y aseos y vestuarios. Orilla con algas y lodos, presentes hasta varios metros de distancia.
Estrella de Mar
Arena abundante y limpia. Orilla con restos de algas y agua clara. Lodos separados de la playa.
Los Nietos
Arena escasa y no especialmente limpia, Playa corta. Algas y espuma en la orilla. Formaciones arenosas con algas en el agua.
Los Nietos (oeste)
Arena abundante, orillas rastrilladas y despejadas de algas. Aseos y vestuarios. Pasarelas.
Islas Menores
Arena limpia pero no especialmente abundante. Orillas limpias, con agua clara. Aseos. Pasarelas. Algunas medusas pequeñas.
Mar de Cristal
Arena abundante, limpia y cuidada. Orilla sin algas y con agua clara. Pasarelas, aseos y vestuarios.
Playa Honda-Playa Paraíso
Arena limpia y abundante. Orilla con agua clara. Aseos, Vestuarios y pasarelas.
Levante (Cabo de Palos)
Arena abundante y limpia, Orilla con agua clara. Ausencia de algas.
Puerto Bello
Arena limpia. Orilla con el agua clara. Faltan papeleras, según los vecinos.

La satisfacción con el estado general de las playas es notable en Cabo de Palos (Levante), Playa Honda y Playa Paraíso, Mar de Cristal, Islas Menores e incluso en Punta Brava, aunque con algunos matices. «Hacía años que no paseaba por una playa sin algas en la orilla y sin lodos nada más traspasarla. Ahora me veo los pies, veo el fondo de arena. Es una sensación totalmente nueva», explicó Matilde Tejada, que lleva 16 años veraneando junto a El Carmolí. Cerca de ella, Diego Jiménez, que manipulaba una canoa al borde del mar, reconoció «una mejora de la claridad, que no en la calidad del agua, que es algo muy distinto». La limpieza de la orilla «no evita que sigan proliferando los depósitos de lodos y algas a algunos metros de la costa. Pero mayor esfuerzo en limpiar sí se nota por parte del Ayuntamiento», comentó. Además, tanto Tejada como Jiménez consideraron beneficiosa la eliminación, en 2016, de los diques de rocas que « hacían que se depositaran fangos y no hubiera corriente».

«Al oeste del club náutico de Los Nietos, se acaban los lodos y las algas. Este año la costa está más cuidada que el pasado»

A menos de un kilómetro, en Los Urrutias, la playa sufría ayer las secuelas de «un Levante fuerte que nos la llenó de algas el sábado», explicó Asensio Sidrach. «Es verdad que hay partes que están mejor que otras y que la recogida periódica de las algas consigue que no haya malos olores», añadió. A su juicio, es necesario darle publicidad a cualquier medida que consiga hacer mejorar siquiera un poco la playa, «para acabar con el desánimo de los propietarios de viviendas de segunda residencia, que ya no vienen y tienen la localidad semidesierta», añadió.

Puntos negros en los puertos

El entorno de los clubes náuticos está entre los lugares que más algas y lodos concentran. Junto al de Los Urrutias se encuentra, además, la zona de estudio ecológico de Lengua de la Vaca, que permanece sin tocar desde hace años. «Ahí los fangos te llegan por la cintura», explicó Manuel Cabello. «Sigo pensando que aquí limpian menos de lo que deberían. Pasan el rastrillo pero no las máquinas y dejar la orilla limpia no es suficiente. En cuanto te metes diez metros, empieza el fango, que abarca 30 metros hasta que puedes salir a aguas abiertas», apuntó, en Estrella de Mar.

Todos los vecinos consultados indicaron que las mejoras de este año, leves o importantes, todavía tienen que pasar la prueba del ecuador del verano. «Hay que ser cautos y esperar, porque en 2016 el verano fue malo entero. Pero el año pasado la situación empeoró en agosto», recordó Cabello.

Ni en Los Urrutias ni en Punta Brava ni en Estrella de Mar falta arena. En Los Nietos, ayer andaban bastante más escasos. La orilla, situada apenas a entre cuatro y seis metros del borde del paseo marítimo, amaneció con espuma que acompañaba a los residuos vegetales marinos que permanecen en ella desde el fin de semana en el que los depositó el viento de Levante. «Una brigada limpió la semana pasada, pero en esta aún no les hemos visto», indicó Lola Albaladejo desde el porche de su casa, junto a sus hijos.

La situación era muy diferente al otro lado del club náutico, que acumula en su entorno la misma cantidad de algas que el de Los Urrutias. Este puerto marca la frontera entre la zona de lodos y la que está casi totalmente liberada de ellos. «Aquí se nota una mejora considerable de la limpieza de la playa. Además, el agua no pica en los ojos, como nos pasó en algunos momentos del año pasado», apuntó Luis Alberto Gómez, junto a su familia. «Se nota que mantienen la orilla limpia de algas con regularidad y no tenemos queja», aseguró.

En Islas Menores (Poniente y Levante) la situación era también buena con una sola molestia. «Hay algunas medusas de las marrones, pero son pequeñas y, en cualquier caso, es mejor eso que soportar los fangos de Los Urrutias. Yo me he acostumbrado a venir todos los días, porque allí no me quiero bañar», reconoció Ciriaca López. En esta zona se echa de menos, si acaso, una mayor cantidad de arena. En la siguiente playa, la de Mar de Cristal no había ni rastro de algas o lodos. La arena era abundante. «Esta zona está mejor que nunca. Los tractores pasan a diario. Hace años que no disfrutábamos de un litoral tan cuidado», aseguró José Albaladejo, sentado con su periódico bajo una sombrilla.

Idénticos piropos mereció el mantenimiento en Playa Paraíso y Playa Honda, en la de Levante de Cabo de Palos y en Puerto Bello, al inicio de La Manga. «Aquí rara vez hemos tenido problemas de suciedad», admitió Juan Antonio Pintado. En Playa Honda ha surtido efecto el añadido de arena, muy escasa en junio.

En Puerto Bello, ya en La Manga, los bañistas estaban satisfechos con la situación de la arena y la claridad del agua, pero echaron de menos «un mayor número de papeleras», indico Salvador Martínez, que veranea allí. Esta queja se extiende a algunos tramos del litoral mediterráneo de La Manga, donde la limpieza también recibió elogios.

«Sin máquinas, es más difícil»

El concejal de Servicios, Juan Pedro Torralba, pidió comprensión a los bañistas que encuentran fallos. «Hacemos todo lo que podemos, trabajando a mano, dado que no tenemos autorización para pasar las maquinas a diario. También hemos hecho un esfuerzo con la arena, que esperemos que aguante lo que queda de verano», subrayó.

«La lluvia inunda las casas del paseo de Los Urrutias»

Aparte de la preocupación por la limpieza y el equipamiento de las playas, los vecinos de Los Urrutias hicieron notar ayer algunas lagunas que tiene la senda marítima que se encuentra entre las casas de primera línea de costa y la arena. «El poyete que lo separa de la arena está mal hecho. Tiene unos desagües demasiado pequeños, que se embozan enseguida cuando llueve fuerte. Eso devuelve las aguas a las viviendas. El año pasado y sobre todo el anterior, cuando las inundaciones en Los Alcázares, San Javier y San Pedro, nosotros no habríamos tenido problema si los desagües hubieran sido mejores. En cambio, se nos llenó todo de agua y barro», comentó Asensio Sidrach. El problema se centra en el entorno del Aula de la Naturaleza, indicó. Los Urrutias tiene solo un fragmento de paseo marítimo consolidado, en Punta Brava. El resto se quedó en un proyecto en un cajón en 2008 y solo se hizo la separación mediante el muro mencionado. El año pasado, el Servicio Municipal del Litoral dispuso una superficie de hormigón en los accesos y parte de esa senda. Los vecinos agradecieron el 'parche' pero siguen reivindicando la construcción de un paseo de verdad entre la localidad y la propia playa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos