Vecinos, agricultores y ganaderos denuncian una oleada de robos en el Campo de Cartagena

Ariel Vallejos, ayer en el Casino de El Albujón, señala las máquinas recreativas cuya recaudación robaron días atrás. /Pablo Sánchez / AGM
Ariel Vallejos, ayer en el Casino de El Albujón, señala las máquinas recreativas cuya recaudación robaron días atrás. / Pablo Sánchez / AGM

Alertan sobre asaltos a viviendas, naves y fincas por parte de una banda que utiliza a menores, incluso a plena luz del día

José Alberto González
JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZ

La sensación de inseguridad, la preocupación y la indignación han prendido en varias localidades rurales del municipio, tras una nueva oleada de robos en viviendas, naves y explotaciones agrícolas y ganaderas. Asociaciones de vecinos, particulares y sindicatos de trabajadores del Campo de Cartagena han denunciado ante la Guardia Civil y la Policía Local la acumulación de asaltos a propiedades privadas, cometidos incluso a plena luz del día.

Pozo Estrecho, La Aljorra, El Albujón, Lomas del Albujón y La Guía son algunos de los núcleos afectados por episodios de delincuencia ocurridos a lo largo de este verano, y cuyo número ha crecido en los últimos días. Según los testimonios de residentes, representantes vecinales y empresarios consultados ayer por 'La Verdad', las sospechas se centran en al menos una banda de ladrones integrada por adultos y menores de edad.

Entre los malhechores hay personas de origen magrebí que emplean, presuntamente, a críos para irrumpir en los domicilios y hacerse con dinero y distintos objetos de valor. Como ejemplo, esta semana vecinos de Las Lomas del Albujón comunicaron al Instituto Armado y a los agentes municipales la presencia en el pueblo de un grupo de personas que protagonizaron dos intentos de robo en pleno casco urbano.

Unos ladrones huyeron por un huerto y otros saltando por las azoteas al ser descubiertos

Piden a la Delegación del Gobierno más guardias civiles y que el cuartel de El Albujón sea principal

Los hechos ocurrieron el domingo por la tarde en una casa situada en la Avenida Joaquín Conesa, donde según imágenes difundidas en una red social de internet las cámaras de videovigilancia captaron el momento en que dos personas, en apariencia un chico menor de edad y un hombre, saltan una valla perimetral y, protegiéndose con unos guantes para no dejar huellas, intentan forzar una puerta.

Posteriormente, según fuentes vecinales, al ser sorprendidos por el propietario los asaltantes huyeron a través de un huerto de limoneros. Cerca de allí, también tuvieron que darse a la fuga al día siguiente otros cacos pillados 'in fraganti' en la terraza de otro inmueble. Ocurrió por la mañana y escaparon de la zona, saltando de una azotea a otra y, desde esta, a la calle.

«Hemos comunicado los hechos a la Policía Local y en el pueblo se ve presencia de la Guardia Civil. Esperamos que puedan coger pronto a los ladrones, porque los vecinos están preocupados», manifestó el presidente de la Asociación de Vecinos de Lomas del Albujón, José Antonio Vera.

En El Albujón, localidad que linda con la anterior, el Casino, cuyo bar regenta Ariel Vallejos, ha sufrido ya un robo y dos tentativas. En las dos ocasiones fallidas, los asaltantes rompieron unas ventanas laterales, que dan a los aseos, y en una tercera reventar directamente la puerta principal. Una vez en el interior del local, situado en la Avenida de la Constitución -la principal travesía de esta diputación cartagenera-, se llevaron el dinero de unas máquinas recreativas.

«Hay mucha inquietud, sobre todo por la escasa presencia de la Guardia Civil. Si durante el año hay pocos efectivos, en verano aún hay menos, y los ladrones se aprovechan», señaló el presidente de la Asociación de Vecinos de El Albujón, Andrés García.

Este delegado local lamentó la falta de «una respuesta clara» por parte de la Delegación del Gobierno en la Región de Murcia a las peticiones de convertir el cuartel de la Guardia Civil que hay en el pueblo en un puesto principal. De esta forma, explicó García, habría una mayor dotación de funcionarios, lo que permitiría incrementar el control, disuadir a los delincuentes y «dar tranquilidad» a los habitantes.

«Por lo menos, que aumenten el número de agentes para que haya servicio las 24 horas del día», pidió García. Y recordó que el cuartel cubre una demarcación territorial muy extensa, y que el cierre parcial de este puesto obliga en ocasiones a los vecinos a trasladarse al de Fuente Álamo para formular denuncias.

Empresas y cooperativas

En La Guía, núcleo rural de la diputación de El Plan, hubo tres robos en otras tantas viviendas, en una sola noche. Según las denuncias formuladas, los autores actuaron de noche y huyeron por la Vía Verde. Y en La Aljorra, los vecinos han llamado la atención sobre la actividad de una banda que ha entrado en casas y naves industriales. Se trata de unos hechos que han llevado a los dueños de distintos negocios a instalar sistemas de vigilancia, porque no basta con tener una cerca y perros.

Fuentes de la Delegación del Gobierno indicaron que la Guardia Civil trabaja para esclarecer los delitos con la mayor rapidez posible y que estudia el resto de demandas de distintas organizaciones. Entre ellas está el sindicato COAG, que ha advertido sobre los robos sufridos en distintas empresas y cooperativas de Pozo Estrecho y El Albujón.

Los afectados crean un grupo de aviso y planean salir en patrullas

Un grupo de afectados por los robos en La Aljorra ha creado un grupo de Whatsapp, para avisarse a través de esta aplicación de mensajería sobre cualquier incidente que surge en la zona en relación con este tipo de delincuencia. Bajo el nombre de 'No más robos', los vecinos están en contacto permanente a través del teléfono móvil, para recabar datos que puedan servir a la Guardia Civil y a la Policía Local para dar con los ladrones. También se informan de movimientos sospechosos de personas en la localidad, sobre todo por la noche. Al igual que hicieron hace unos años, ante otra oleada de asaltos a viviendas y explotaciones agrícolas y ganaderas, algunos residentes han planteado ya la posibilidad de formar patrullas vecinales, para realizar batidas por calles, caminos rurales y otros lugares. Se trata de disuadir a los delincuentes y dar la voz de aviso a las autoridades, en el caso de presenciar algún robo. La Delegación del Gobierno ha pedido que los vecinos confíen en la actuación de la Guardia Civil.