El turismo nacional duplica este verano las visitas guiadas al Faro de Cabo de Palos

Un grupo de visitantes atiende a una guía turística, momentos antes de comenzar su recorrido por el Faro de Cabo de Palos. Seis visitantes, en la terraza del faro. / ANTONIO GIL / AGM
Un grupo de visitantes atiende a una guía turística, momentos antes de comenzar su recorrido por el Faro de Cabo de Palos. Seis visitantes, en la terraza del faro. / ANTONIO GIL / AGM

Los organizadores amplían los días para recorrer el inmueble por la alta demanda en julio y agosto y piden más promoción

Antonio López
ANTONIO LÓPEZ

Marcos Pacheco veranea en La Manga desde hace doce años y desde el primer día que lo hizo, cuando miraba desde la ventana de su casa y veía el Faro de Cabo de Palos soñaba con visitarlo. Ahora, a sus 38 años, este natural de Guadalajara afincado en Madrid lo ha conseguido. «El hecho de subir a lo alto me emocionó. Es una maravilla. Desde allí se consiguen unas vistas de 360 grados de un lugar, para mí, encantador», contó tras realizar el recorrido por las entrañas de este coloso construido en 1862. Él ha sido uno de los 1.600 turistas que han participado en las rutas guiadas que se celebran desde principios de este año.

La gran mayoría de ellos son turistas nacionales, concretamente el 80%, según los datos facilitados por Gestores de Visitas Culturales y Turísticas, una asociación que forman las cinco empresas autorizadas por la Autoridad Portuaria de Cartagena, dueña del inmueble, para organizar las excursiones.

AL DETALLE

1.600
personas han visitado el faro desde que fue abierto al público a principios de este año.
800
personas son las que han realizado el recorrido solo durante los meses de julio y agosto.

«Siempre he querido subir y en la pasada Noche de los Museos, que estuve en Cartagena, vi que se podía visitar el faro, pero para ese día ya estaba todo completo. Entonces reservé para realizar el recorrido en mis vacaciones. Solo cruzar la verja y la puerta principal ya me impactó. Para mí supuso mucho», añadió Pacheco.

Solo durante los meses de julio y agosto han visitado el faro más de 800 personas. De enero a junio tan solo se podía hacer los fines de semana, pero en vista de la avalancha de reservas que tenían para esos meses decidieron abrir, también, de lunes a viernes.

Un inicio flojo

«Al principio costó. Los primeros meses fueron difíciles, porque no tuvo mucha aceptación. En verano es cuando más afluencia hemos tenido, gracias al turismo nacional. Pese a ello, necesitamos que se haga más promoción de las excursiones, porque apenas hay y los muchos que vienen a pasear por la zona no saben que se puede visitar, porque no hay carteles que lo anuncien por ningún sitio», explicó el secretario de la asociación, Antonio Sánchez.

Desde este colectivo piensan que si las visitas estuvieran incluidas en Puerto de Culturas, esta actividad sería más conocida y habría mayor afluencia de visitantes.

Para los organizadores, según Sánchez, «este negocio no deja beneficios, porque lo poco que pagan los clientes es lo que recibe el guía profesional», confesó. En su opinión, lo más importante de esta iniciativa es atraer turistas. Espera que cuando las visitas sean más conocidas, sea un atractivo más para desestacionalizar el turismo en invierno en la zona.

El jefe de Área de Explotación de la Autoridad Portuaria de Cartagena, José María Gómez, aclaró que «aún estamos en un periodo de prueba» y que «tras analizar los datos veremos qué hacemos, pero, de momento, se están cumpliendo nuestras expectativas».

Jornadas de puertas abiertas

Para Gómez «ha sido todo un acierto, tras el esfuerzo realizado, porque es una forma de dar a conocer el patrimonio del puerto». Y añadió: «Hacemos promoción con las jornadas de puertas abiertas». Hasta el momento han realizado varias, del 1 al 4 de noviembre y el 16 y 17 de marzo. En esos días, el inmueble fue visitado por 600 personas, aproximadamente.

Para sabe más

Dónde reservar:
A través de la web www.visitaelfaro.com, en el chiringuito Verano Azul y en Club de Buceo Planeta Azul, ambos en Cabo de Palos.
Precio:
6 euros.
Grupo:
Están compuestos como máximo por 8 personas.
Recorrido:
Dura 30 minutos y se va acompañado por un guía turístico.
Horarios:
Todos los días. De 9 a 14 y de 17 a 20horas. Cada 30 minutos.

Las empresas con autorización para organizar las excursiones son Chiringuito Verano Azul, Club de Buceo Planeta Azul, Mediterranean Unique Experience, Plan Out y The Best Day. En los 30 minutos de 'tour', el guía contratado lleva a los visitantes a la explanada, en la base del faro y allí hace una introducción sobre la historia del edificio, su utilidad y las señales marítimas que emite.

Luego, les conduce por la escalera hasta la terraza situada justo debajo de la linterna luminosa. Los 260 escalones de un metro de ancho y unos quince centímetros de altura que separan la base del torreón metálico no son obstáculo para los vecinos y turistas. Allí se les muestra la costa con todos los accidentes geográficos, los acantilados y las rocas que los barcos pueden esquivar gracias a la presencia del faro.

Todo ello lo vio la familia Fernández Llamas, de Bullas. «Nos enteramos de esta actividad por casualidad. Nos lo propusieron en Verano Azul y sin pensarlo hicimos la reserva. Mereció mucho la pena», contó Encarna, la madre. Para Daniel, el padre, fue toda una «experiencia». «Conocía su historia, el origen y por qué fue construido, pero nunca había entrado», añadió. Dani y Miguel son los hijos y para ellos fue «inolvidable». «Me gustó todo, desde la explicación del principio hasta las vistas del final», dijo el primero. Al segundo, lo que más le gustó fue ver toda La Manga, el Mar Menor y los acantilados. Los que no pudieron subir, «porque no hemos encontrado publicidad en ningún sitio», aseguraron, fueron la pareja de palentinos formada por José Luis Fernández y Alejandra Rodríguez. «Nos hemos quedado con las ganas, la próxima vez que vengamos intentaremos subir», afirmaron. Al menos sí pudieron disfrutar de la exposición fotográfica temporal que hay estos días en la explanada. En ella se da a conocer parte del rico legado en biodiversidad del fondo marino de los alrededores de Cabo de Palos y todos los faros que vigilan la costa de la Región de Murcia.

Más