Una triple escala de cruceros de lujo aumenta el caché turístico del Puerto

Uno de los cruceros que ayer hizo escala./LV
Uno de los cruceros que ayer hizo escala. / LV

La llegada de 1.500 pasajeros abre un mes de septiembre en el que se espera a 23.500 de los más de 250.000 previstos este año

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLESCartagena

Alrededor de 1.500 personas llegaron ayer a Cartagena a bordo de tres cruceros considerados 'premium', o de lujo, e inauguraron un mes de septiembre en el que se espera el desembarco de 23.500 pasajeros. «Este es un turismo muy beneficioso por su alto poder adquisitivo», informó el presidente de la Autoridad Portuaria, Joaquín Segado, que recordó que hay previstas 22 escalas de este tipo en 2018, sobre las 145 del calendario anual.

Los buques atracados ayer son el 'Seven Seas Navigator' (557 pasajeros), perteneciente a la compañía Regent Seven Seas Cruises, el 'Sirena' (803), de Oceania Cruises, y el 'Wind Surf' (312), de la naviera Wind Star Cruises LLC. El pasaje disfruta «de un servicio de muy alta calidad a bordo y cuyo poder adquisitivo y volumen de gasto se demuestra en cada escala», explicó Segado. Los barcos tienen menor capacidad que los macrocruceros de grandes líneas, pero su impacto en las ciudades en las que tocan puerto es considerable por el dinero que se dejan en ellas.

La Autoridad Portuaria responde, con la atracción de barcos 'premium', a una de las demandas de los sectores comercial y hostelero del centro de Cartagena, que reclama la llegada de turistas cuyas compras y consumiciones vayan más allá de los recuerdos y los artículos de regalo y del refresco y la clásica caña con tapa para picar.

La potenciación de este tipo de turismo de alta calidad se enmarca en un año en el que está previsto superar los 250.000 pasajeros. Algo más de 80.000, es decir un 30% se concentra en los meses de verano, pero son mayo y octubre los meses que concentran mayor cantidad de escalas.

La acumulación de barcos en el calendario anual ha hecho además que sus escalas se superpongan. La de ayer es la segunda triple escala de las seis previstas a lo largo del año. La ampliación de la longitud en la terminal de cruceros permite ahora albergar varios buques de gran tamaño y limitar los atraques en otros muelles como el de San Pedro a determinadas ocasiones aisladas.

La aspiración alimentada por el Ayuntamiento en la última etapa de Pilar Barreiro como alcaldesa de convertir el puerto en terminal de salida y llegada de este tipo de barcos ha quedado ahora en segundo plano. Por su parte, Segado, que va camino de sus primeros seis meses al frente de la Autoridad Portuaria, se centra en aumentar el número de cruceros y su calidad, para mejorar su impacto turístico en Cartagena.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos