El tripartito «alivia» a los funcionarios locales porque es más estable que la minoría de MC

Arroyo, con los seis concejales electos, en una reunión de trabajo celebrada ayer en la sede del Partido Popular. / Antonio Gil / AGM
Arroyo, con los seis concejales electos, en una reunión de trabajo celebrada ayer en la sede del Partido Popular. / Antonio Gil / AGM

UGT y CC OO esperan que las políticas conjuntas de PSOE, PP y Cs justifiquen su alianza y rechazan el comportamiento del exalcalde López

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLES

«Alivio» y «expectación» eran ayer las palabras más pronunciadas por una mayoría de empleados del Ayuntamiento, para verbalizar lo que piensan de la alianza de PP, PSOE y Ciudadanos. El pacto tripartito (15 concejales) mantendrá a José López fuera de la alcaldía, pese a que él lidera la fuerza más votada (8 ediles). UGT rechazó que alguien que se manifiesta como López hizo el domingo sea primer edil. Además, Comisiones Obreras también considera «incorrecto» este tipo de comportamiento. Por otra parte, los sindicatos recordaron que MC iba a gobernar en minoría, lo cual tampoco ven positivo para la estabilidad municipal. Por último, advirtieron de que es necesario que tres partidos con posturas tan distintas sobre diversos temas se pongan de acuerdo para que esa consistencia se plasme en los presupuestos y otras normas.

Transcurridas 48 horas del Pleno de constitución de la Corporación municipal, en el que Ana Belén Castejón (PSOE) fue investida alcaldesa, el Ayuntamiento retomó el trabajo diario. El concejal de Servicios, Juan Pedro Torralba, acudió al Edificio Administrativo para impulsar temas pendientes del área de Infraestructuras. Él y sus cinco compañeros del PSOE compartirán cuatro años de gobierno con los siete ediles del PP y con los dos de Ciudadanos. El único cambio acordado es que la líder popular, Noelia Arroyo, sucederá como alcaldesa a su homóloga del PSOE en 2021.

La Junta de Gobierno la formarán Castejón, Arroyo y los siete concejales delegados de área. El papel de este organismo quedará algo más descargado de responsabilidad, ya que los 15 ediles garantizan una mayoría absoluta que permitirá pasar por el Pleno, sin problemas, decisiones como la aprobación de los presupuestos y de todas las ordenanzas.

La Junta de Gobierno Local tendrá nueve miembros: la alcaldesa, la vicealcaldesa y los siete ediles de área

«La prórroga de las cuentas habría sido la tónica de esta legislatura, con un gobierno de solo ocho concejales de 27. Con los quince de la coalición, todo debe ser más rápido y sencillo», opinó el secretario general de UGT en el Ayuntamiento, José Juan González Salas. Su homólogo de CC OO, Daniel Guirao, pidió que eso genere «estabilidad». «A primera vista, ver juntos a PP y PSOE causa extrañeza. Solo un mantenimiento de las políticas que han hecho los socialistas, en áreas clave como Personal, puede borrar esa primera impresión», apuntó ese sindicalista.

Desde CSIF, también abogaron por el buen entendimiento en el seno de la coalición. «Si lo logran, tienen los suficientes representantes en el Pleno para desbloquear los presupuestos», indicaron.

Noelia Arroyo asegura que no habrá medidas «traumáticas» respecto a los coordinadores y a los jefes de área

No son pocos los funcionarios que recuerdan las formas con las que José López planteaba, cuando era alcalde (de 2015 a 2017) las decisiones y las medidas que consideraba que había que tomar. En aquellos tiempos, José Serrano, fue desalojado del puesto de jefe de Personal. Juan Ángel Ferrer dejó de ser interventor y Manolo Asensio abandonó la jefatura de la Policía Local, al no verse arropado por el alcalde en sus discrepancias con UGT. También el jefe de Bomberos, Francisco Gómez Ávalos, estuvo sometido a una fuerte tensión, cuando MC hizo responsable de Protección Civil a un bombero de su partido. El jefe de la Oficina de Servicios Jurídicos, Francisco Pagán, también aguantó tensiones. Ya con Ana Belén Castejón en la alcaldía, ha tenido que soportar el cuestionamiento de su labor. Sobre todo a raíz de los informes que redactó sobre la posible incompatibilidad entre la labor de José López como alcalde y su condición de comerciante de café.

López ya había recibido una queja oficial de la Junta de Personal, hace tres años, por un encontronazo con el delegado sindical de UGT, Valentín Pérez. Ayer, Gonzáles Salas, de UGT, recordó aquellos hechos y repitió, como hizo entonces, que «no se puede permitir a un alcalde ese comportamiento». A su juicio, las arengas de López en la concentración de anteayer a las puertas del Palacio Consistorial reproducen esas maneras. Para Guirao, lo que pasó el domingo «es incorrecto sea quien sea la persona que lo protagonice». Sin embargo, este último sindicalista desvinculó esos sucesos de si López debe ser alcalde o no. «Eso es competencia del Pleno y no le corresponde a un sindicato pronunciarse», indicó.

A ambos sindicalistas les constan las visitas realizadas recientemente a varios servicios municipales por López y Enrique Pérez Abellán, exedil del PP que fue elegido en las listas de MC. Los dos preparaban un nuevo desembarco político.

CSIF se desmarcó de las opiniones de UGT y CCOO y mandó un mensaje más aséptico. «Somos un sindicato independiente y nuestra obligación es negociar con quien gobierno», manifestó un portavoz.

El PP no veta al interventor

«No pensamos tomar ninguna medida traumática», aseguró ayer Noelia Arroyo, que reunió a su equipo de concejales en su sede municipal, para empezar a repartir responsabilidades. Posteriormente, asistieron a una reunión de la junta directiva del PP, que avaló el pacto. La futura vicealcaldesa apostó por mantener incluso al interventor, Jesús Ortuño y por no tocar, en principio, a ningún jefe de área. Hay un caso en el que sí será necesario que tomen una decisión. El jefe de la Oficina Presupuestaria, Manuel Guirao, se jubiló la semana pasada y deberán buscar un sustituto con urgencia. De ese puesto depende la elaboración de las cuentas municipales.

COEC elogia el pacto y la Federación vecinal duda de su efectividad

El presidente de la patronal comarcal COEC, Pedro Pablo Hernández, elogió el «ejemplo» que supone el pacto y la «apuesta valiente» de la alcaldesa, Ana Belén Castejón, «con una serie de riesgos que ella ha asumido». Por eso, pidió a la dirección regional del PSOE que valore «con calma» los beneficios que va a tener este pacto. «Ya veníamos diciendo desde el empresariado que hay que tener un gobierno estable», apuntó. Más escéptico se mostró su homólogo de la Federación de Asociaciones de Vecinos, Leandro Sánchez. «Esto puede traer más problemas que beneficios, porque el pacto no se ha cerrado con acuerdos sobre los grandes temas: el Plan General, el AVE, el Mar Menor». Por su parte, Unidos Podemos IU-V y Equo rechazaron un acuerdo «que devuelve al poder al PP, el partido más corrupto de España». Además, a su juicio, con ese pacto «vuelven a gobernar las grandes concesionarias: Hidrogea y FCC, el machismo y la 'LGTBIfobia'».

Más