Torralba informa a los vecinos de Barrio Peral del inicio de la reforma de la Vía Verde

Entorno del antiguo apeadero, junto a la Vía Verde. / P. SÁNCHEZ / agm
Entorno del antiguo apeadero, junto a la Vía Verde. / P. SÁNCHEZ / agm

El concejal y los técnicos dicen que la empresa contratada ha hecho ya catas, pero en la zona elegida no se aprecian aún mejoras de calado

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLES

El concejal de Infraestructuras, Juan Pedro Torralba, convenció ayer a los vecinos de que la reforma de la Vía Verde de Barrio Peral es «inminente». En una entrevista con su presidente, Eduardo Carrasco, el edil confirmó con los técnicos encargados de supervisar la obra, que la empresa contratada, Construcciones Urdecon S. A., ha hecho las catas preliminares y comenzará de inmediato a sustituir el piso de grava y arena por una superficie hormigonada. Esta hará las veces de acera y estará delimitada por un bordillo, respecto a los parterres en los que están los árboles y arbustos. El objetivo es acabar con las quejas del vecindario por el polvo que se levanta allí cada vez que sopla el viento.

Las obras tienen un plazo de ejecución de dos meses, por lo que, si se cumple la promesa de Torralba, el problema estará solucionado antes de que acabe el invierno. El presupuesto asciende a 288.884,80 euros, lo cual rebaja considerablemente el de licitación (498.000). La actuación aborda solo el tramo inicial entre la Avenida Víctor Beltrí (acceso norte) y la calle Submarino. Se trata del tramo en el que la senda se encuentra a una altura superior respecto a varias manzanas de casas.

«Los vecinos manifiestan su malestar por el polvo que se genera», indica el pliego técnico del proyecto de obra. En efecto, propietarios de viviendas de esa zona han manifestado su preocupación por si la exposición prolongada a ese polvo provoca problemas respiratorios.

El proyecto incluye «excavar todo ese tramo de la vía verde, a lo ancho, hasta un palmo de profundidad, por medios mecánicos o manuales en función de la densidad de los materiales que los operarios hallen a su paso. Tras nivelar las rasantes de todo el terreno, la senda para el paseo será construida en hormigón tipo terrazo, sobre una base de mortero. La delimitación respecto a las áreas ajardinadas será realizada con un bordillo prefabricado.

Las zonas verdes (parterres) serán rellenadas con grava compactada con pavimento drenante, a partir de áridos seleccionados y ligados entre sí con resina, para evitar que el viento los desprenda. Asimismo, serán instaladas rocallas con lavandas, adelfas y otras especies fragantes y ornamentales. Una canalización de 110 milímetros servirá para albergar una instalación de fibra óptica para comunicaciones.

En la reunión, Torralba informó también de que, próximamente, afrontará la adecuación de los juegos infantiles situados frente al antiguo apeadero, habilitado como sede de un club 'scout'. Allí, está prevista también la instalación de cámaras de vigilancia para prevenir actos de vandalismo. De ahí las conexiones de fibra óptica mencionadas antes.

Eduardo Carrasco mostró su satisfacción por el anuncio del inicio de las obras y pidió que concluyan en los plazos previstos.

El resto de tramos queda aplazado hasta 2020

A diferencia de otros proyectos municipales cuya ejecución ha tenido que parar este mes o no ha podido comenzar, la reforma de la Vía Verde tiene permiso para hacerlo porque fue aprobada como una actuación plurianual. No hay que esperar a la aprobación de las cuentas municipales de este año, que aún no han sido presentadas, para tener disponibles los casi 300.000 euros que cuesta. Sin embargo, esa circunstancia favorable tiene también una consecuencia indeseada. La Asociación de Vecinos pidió ayer que se inicie la tramitación de una segunda fase, para adecuar el tramo desde la calle Submarino hacia la rotonda de Los Barreros. «No podemos hacerlo. Podría ser interpretado como un fraccionamiento de la misma actuación que acabamos de concretar y eso está muy limitado en las nuevas normas de contratación de la administración local», indicó el concejal. En esas fases posteriores se incluye continuar con la reforma de la senda, con hormigón y parterres de grava, así como la habilitación de nuevas zonas de juegos. La Vía Verde tiene 1,8 kilómetros de longitud y hay otro proyecto que supondría ampliarla hacia la barriada Virgen de la Caridad, más allá de la Avenida de Víctor Beltrí. Sin embargo, su ejecución no está prevista a corto plazo.

 

Fotos

Vídeos