Torralba empieza por el Ensanche el repintado de señales y pasos de peatones de cinco barrios

Dos personas cruzan la Avenida de Murcia por un paso de peatones recién pintado. / j. M. Rodríguez / agm
Dos personas cruzan la Avenida de Murcia por un paso de peatones recién pintado. / j. M. Rodríguez / agm

El Ayuntamiento destina 72.000 euros a estos trabajos, que por ahora excluyen la reposición de un centenar de señales verticales que faltan

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLES

El Ensanche Almarjal y el Sector Estación recuperan estos días los pasos de peatones que la falta de mantenimiento en el transcurso del tiempo habían borrado y cuyo mal estado generaba riesgo en los peatones a la hora de cruzar la calle. La actuación ha tenido lugar en puntos cuya señalización era ya muy tenue y difícil de distinguir por parte de los automovilistas. En las próximas semanas, esta actuación se extenderá a los barrios de San Ginés, Virgen de la Caridad y Ciudad Jardín. El Ayuntamiento dispone de 72.000 euros para llevar a cabo todas las mejoras que sean necesarias, por lo que la renovación continuará en más zonas mientras haya dinero disponible, según informó el concejal de Servicios Públicos e Infraestructuras, Juan Pedro Torralba.

Los trabajos encargados son un complemento de los que este departamento municipal realiza desde hace casi un mes para asfaltar grandes tramos de algunas de las calles más importantes de distintos barrios. Así sucedió con la Avenida Ingeniero de la Cierva en la que, tras el reasfaltado, llegó el repintado de los pasos de cebra y el resto de señales. La renovación del firme continuará también por San Antón.

La mejora de la señalización horizontal llevaba meses de retraso, entre otras cosas por la situación de interinidad en la que estaba el antecesor de Torralba, Francisco Aznar, al frente de las competencias de Vía Pública. Durante dos meses, este edil estuvo en espera de poder acceder a un cargo de confianza de la Delegación del Gobierno para dejar el Ayuntamiento. En ese tiempo no impulsó prácticamente ningún proyecto nuevo. Él mismo decía que no podía tomar ninguna medida que comprometiera a su sucesor y que sería éste el que continuaría la labor. De ahí que sea ahora, una vez relevado, cuando puede tener lugar esas mejoras en los pasos de peatones. Los operarios que las llevan a cabo tienen una ingente cantidad de trabajo por hacer, por poner un ejemplo, en la calle Wssell de Guimbarda (tramo entre Jorge Juan y Reina Victoria) y aledañas.

Faltan señales de tráfico

En las calles y plazas del casco urbano hay otro problema que todavía no ha sido abordado en profundidad. La señalización vertical (postes con el disco que indica una dirección obligatoria, con la ubicación de los pasos de peatones y los triángulos de 'ceda el paso') ha sufrido bajas importantes en los últimos años, por su propio deterioro o por haber sido derribadas. Hay alrededor de un centenar que siguen sin poner. Un ejemplo reciente es el de un disco de dirección obligatoria que se encuentra tirado sobre la isleta en la que está el monolito de Carthagineses y Romanos, entre la calle San Diego y la Plaza de San José. Hay más casos en Ciudad Jardín, en Santa Lucía, en la Urbanización Mediterráneo y en Nueva Cartagena, entre otros puntos.

Torralba tiene medio millón de euros este año que ha podido emplear en contrato menores y de mediana cuantía para sacar adelante estos trabajo, junto a los lotes de mantenimiento de la vía pública.