Solo una de las diez parcelas municipales a la venta encuentra un comprador

El solar adquirido por Fincas Parquesol Siglo XXI en Cabo de Palos. / antonio gil / agm
El solar adquirido por Fincas Parquesol Siglo XXI en Cabo de Palos. / antonio gil / agm

El solar está en Cabo de Palos y ha sido adquirido porque es el único que puede albergar negocios; los residenciales no han tenido aceptación

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLES

Solo una parcela de las diez que el Ayuntamiento puso a la venta el pasado diciembre ha encontrado comprador. El resto, no. La Junta de Gobierno Local aprobó aquella operación con el fin de obtener fondos con los que financiar la Sociedad Municipal Casco Antiguo, que apenas ha generado ingresos en los últimos años con la enajenación de sus propias parcelas. Sin embargo, por ahora solo se ha asegurado algo menos de la décima parte del precio de salida por la totalidad de los terreno: 261.500 euros sobre una previsión superior a los 3,5 millones.

El solar vendido se encuentra en Cabo de Palos. Ocupa un espacio rectangular entre un bar de copas con fisonomía de chiringuito playero y un jardín. Al otro lado de la calle Yuca está el centro comercial Mercadona. Lo adquirió la sociedad inmobiliaria Fincas Parquesol del Mediterráneo Siglo XXI, porque es el único terreno que tiene uso terciario (comercial, compatible con la instalación de algún negocio del sector turístico). Se encuentra en una zona urbanizada y que dispone de todos los servicios. Hasta tiene un hidrante de incendio delante para uso de los bomberos. El precio de salida fue de 193.989 euros. El Ayuntamiento se embolsará casi un 30% más, gracias a que hubo dos ofertas que pujaron por encima. El comprador ha hecho ya los trámites para depositar el 5% de ese capital, como garantía.

Para tenerlo claro

261.500
euros ofertó el comprador de un solar en Cabo de Palos. El precio de salida era de 193.989.
3,5
millones de euros fue la cantidad a la que salió a la venta el lote de solares, con una posible rebaja del 10%.

El resto de los solares es de uso residencial, es decir, para hacer viviendas, con porcentajes de edificabilidad muy diversos. Sin embargo, fuentes consultadas en el sector inmobiliarios subrayaron que la situación actual de incertidumbre en el plano urbanístico ha influido en la ausencia de ofertas por ellos.

Además, el acceso era restringido a promotores inmobiliarios, uniones temporales de empresa, sociedades cooperativas, y comunidades de bienes. No podían participar en la puja personas físicas.

Influye el limbo urbanístico

El Plan General de 2012 está anulado por la Justicia desde hace dos años, con lo que dejó sin amparo proyectos inmobiliarios en todo el término municipal, en especial en las afueras. El borrador de las normas transitorias para regularizar la situación fue desechado a finales de 2018. Y en la actualidad está vigente un planeamiento de 1987 plagado de modificaciones puntuales y con considerables lagunas que echa para atrás a los promotores.

En el Ayuntamiento consideran que las condiciones de venta eran ventajosas, pero no descartan flexibilizarlas con un abaratamiento de los precios de salida.

El abanico de propiedades es amplio, tanto en superficie como en ubicación. El litoral del Mar Menor se lleva la palma por número de solares disponibles. Hay dos gemelos, de 3.079 metros, que salieron a la venta por 798.187 euros cada uno en Mar de Cristal. El que está disponible en Los Urrutias abarca 1.035 metros cuadrados y cuesta 118.699 euros. Por último, El Algar cuenta con otras dos parcelas de 263 metros cuadrados, por 46.077 euros, y de 362 metros cuadrados, por 62.461.

Entre los solares que están mas cerca del centro urbano destacan uno en El Bohío (3.775 metros cuadrados, por 833.588 euros) y otro en el Barrio de la Concepción (1.504 metros cuadrados, por 388.188 euros). En Santa Ana tampoco encontró comprador un solar de 422 metros cuadrados, cuyo precio de salida era de 83.514 euros.

Por último, en la zona oeste solo hay una propiedad disponible. Está en Molinos Marfagones, mide 441 metros cuadrados y salió a la venta por 185.041 euros.

Ni con el 10% de rebaja

Ni siquiera el hecho de que el Ayuntamiento esta dispuesto a negociar una rebaja de hasta el 10%, en el caso de recibir solamente una oferta, ha surtido efecto hasta ahora para facilitar las adquisiciones.

En los últimos años ha habido otros intentos de vender suelo municipal, con resultados bastante modestos. Así, el Organismo Autónomo de Gestión Recaudatoria de Cartagena (Oagrc) ha llevado a cabo subastas de bienes que el Ayuntamiento se quedó por embargo, al tener pendientes de pago sus propietarios multas e impuestos acompañados de elevadas cantidades en concepto de intereses. Esto ha dado lugar a algunas ventas, pero a la baja.

A la Sociedad Municipal Casco Antiguo no le ha ido mejor. Solo ha hecho dos ventas recientes, correspondientes a las parcelas casi gemelas situadas entre la Plaza de López Pinto y la calle San Fernando. Las adquirieron Construcciones Marsac y Promociones Sierra Minera que trabajan en el foso de cimentación, con la obligación de respetar unos restos arqueológicos. Esas operaciones tuvieron lugar antes de la anulación del Plan General, en 2017. Además, las parcelas están en el casco histórico, que no está afectado por ella.

Los repetidos intentos de vender una decena de solares propiedad de Casco Antiguo en la Morería Baja, han sido infructuosos, pese a que algunas ya han sido excavadas para descartar la existencia de ruinas de valor bajo tierra. Por último, la bolsa de suelo municipal en el Monte Sacro ni siquiera ha sido parcelada y no ha salido nunca a la venta.

«Una docena de alojamientos turísticos en Cabo de Palos pueden funcionar»

«Nuestra primera idea es hacer un pequeño complejo de alojamientos turísticos que, en Cabo de Palos, pueden funcionar. Nos autorizan la construcción de un inmueble en planta baja y un piso. Son unos 700 metros cuadrados en total y podrían salir diez o doce unidades de dos dormitorios», explicó Francisco Meseguer, máximo responsable de Fincas Parquesol Siglo XXI. Esta inmobiliaria es la que ha comprado el solar de Cabo de Palos que el Ayuntamiento puso a la venta junto con nueve más, en diciembre del año pasado. Meseguer confesó que lo que le atrajo del solar es que tiene uso comercial, lo cual «da varias opciones respecto a lo que podremos hacer allí». En la actual situación urbanística, a Meseguer no le interesaba comprar un solar de uso residencial. Si el proyecto de un alojamiento turístico no sale adelante, ha pensado en ofrecer la construcción de un centro médico o que esté relacionado con la salud y el bienestar. La proximidad de dos supermercados grandes convierte en más improbable dar cabida a otro tan cerca, pero Fincas Parquesol tocará todos los palos hasta encontrarle un uso ventajoso al terreno. «Hemos inspeccionado ya el terreno con nuestros arquitectos y tenemos bastante claro lo que se puede y lo que no se puede hacer. Ahora toca encontrar a quien esté interesado en quedarse el complejo que construyamos», añadió Meseguer. Una ventaja adicional del solar es que se encuentra bien comunicado. Está muy cerca de la entrada a la Gran Vía de La Manga a la que se puede llegar en coche en unos segundos por el cruce que hay en Las Amoladeras.

Más