Los sindicatos urgen a retirar el amianto de los centros educativos de la Región

Pabellón del instituto Juan Sebastián Elcano, en una fotografía de archivo./Pablo Sánchez / AGM
Pabellón del instituto Juan Sebastián Elcano, en una fotografía de archivo. / Pablo Sánchez / AGM

UGT y CC OO apuntan que, según los datos de la Consejería de Educación, hay 134 colegios en los que se ha detectado este material

EPMurcia

Las agrupaciones sindicales UGT y CC OO exigieron este martes a la Consejería de Educación que proceda a actuar «de inmediato» en los centros educativos públicos donde hay «presencia constatada de un agente cancerígeno como es el amianto». En un comunicado publicado este martes, recuerdan que la Consejería tiene un plan bianual de retirada de amianto en los centros educativos siguiendo, entre otros, criterios de antigüedad, deterioro de las cubiertas, oportunidad, urgencia y salinidad.

Así, según datos de la Consejería de Educación, hay 134 centros con amianto, «centros en los que urge sustituir este material por otros elementos no perjudiciales para la salud». Según indican, la previsión es retirar cada dos años el amianto de nueve centros.

Según el Consejo Económico y Social Europeo, el plazo máximo para la retirada del amianto en todos los centros educativos es el año 2028, pero a criterio de CCOO y UGT, «a este ritmo de trabajos no se cumplirán los plazos».

De entre estos centros destaca el IES Juan Sebastián Elcano de Cartagena, «un centro con más de 50 años y que tiene sus cubiertas deterioradas, sobre todo en su pabellón de deportes». El estado de deterioro, lamentan ambos sindicatos, «es evidente, y la Administración Regional tuvo la oportunidad de subsanar este problema al acometer la construcción de un nuevo pabellón». Sin embargo, critican, «sigue sin estar prevista la retirada de las cubiertas de dicho pabellón y tampoco el derribo del mismo y la nueva construcción de otro, en el plan de 2019-2020».

En este centro se están impartiendo clases en pabellones con tejados de fibrocemento y con agujeros por los que escapan las fibras de amianto. Sin embargo, «no es una cuestión preocupante para la Consejería de Educación porque no se superan los límites de exposición, a pesar de saber que con los productos y sustancias cancerígenas ningún límite de exposición es seguro».

Ante este asunto, que afecta tanto a los trabajadores de los centros educativos como a los propios alumnos, desde UGT y CCOO plantean cuatro puntos «de actuación urgente». Así, consideran «imprescindible» utilizar «todos los medios para dar a conocer este gravísimo problema de salud laboral y pública, y planificar adecuadamente su eliminación con el objetivo de garantizar la salud de los trabajadores y los alumnos de los centros educativos y públicos de la Región de Murcia».

Además, desde CCOO y UGT entienden que la Administración «no puede ignorar este urgente problema de naturaleza social y que afecta a un gran número de centros educativos y públicos de la Región de Murcia». Por ello, exigen retirar y sustituir todas las placas de fibrocemento por materiales seguros y su retirada segura hacia centros de tratamiento.

Hasta el momento la Administración Regional «solo se ha limitado a realizar informes relativos a la exposición ambiental a fibras de amianto, cuando estamos hablando de agentes tóxicos que han sido declarados por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) como cancerígenos para los humanos y que no se conoce ningún nivel de exposición que no sea peligroso, ya que los periodos de latencia de estas enfermedades son muy largos».

Los sindicatos recuerdan que el Parlamento Europeo, en una Resolución aprobada el 14 de marzo de 2013, establece en uno de sus considerandos que «los materiales de amianto poseen habitualmente un ciclo de vida entre 30 y 50 años».

Finalmente, apuntan que el Instituto Nacional de Seguridad, Salud y Bienestar en el Trabajo se pronunció en diciembre de 2016: «En el caso del fibrocemento se estima que la vida útil pueda alcanzar alrededor de 30-35 años, a partir de la fecha de fabricación del producto, sin tener en cuenta otras condiciones que pueden influir en su deterioro».