Los sindicatos municipales amenazan con protestar durante el pregón de las fiestas

Ana Belén Castejón, ayer junto a Francisco Aznar y Diego Conesa, en el Palacio Consistorial. / Pablo Sánchez / AGM
Ana Belén Castejón, ayer junto a Francisco Aznar y Diego Conesa, en el Palacio Consistorial. / Pablo Sánchez / AGM

Denuncian el retraso en los exámenes para que los trabajadores temporales opten a ser funcionarios y el recorte de horas extra en servicios especiales

José Alberto González
JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZ

La cadena de retrasos que acumula el equipo de gobierno municipal en materia de personal amenaza con estallarle en plenas fiestas históricas. Junto a la imagen de Carthagineses y Romanos y de Cartagena, la principal damnificada sería la alcaldesa, Ana Belén Castejón, elegida por los propios festeros como pregonera de este año. Frente al balcón del Palacio Consistorial, y salvo que la regidora les convenza «con hechos y no con palabras», representantes de UGT, Comisiones Obreras y CSIF se concentrarán durante ese acto inaugural, el viernes 21 de septiembre, en protesta por el retraso en los procesos de consolidación de plazas ocupadas por empleados temporales y en la reposición de vacantes de la Policía Local y Bomberos.

La ausencia de medidas para acabar con el parón en las convocatorias de pruebas selectivas correspondientes a ofertas de empleo público de años atrás, así como en las oposiciones para cubrir decenas de vacantes en «servicios esenciales» han llevado a tres de las cuatro centrales sindicales con presencia en el Ayuntamiento a poner fecha a una movilización larvada desde julio. Al no haber sido convocados por Castejón en agosto, pese a la promesa que realizó a la Junta de Personal, y ante las evasivas del concejal de Interior, Francisco Aznar, los representantes de la mayoría de los 1.300 empleados municipales decidieron el lunes endurecer su posición negociadora.

En un mensaje distribuido ayer entre toda la plantilla, los citados tres sindicatos -todos excepto SIME- advirtieron de que se están planteando «el inicio de concentraciones de protesta ante la paralización institucional del empleo y la negociación colectiva con los empleados públicos municipales». Y, según supo 'La Verdad', UGT solicitó el pasado viernes a la Delegación del Gobierno en la Región de Murcia permiso para celebrar «una concentración de protesta en la Plaza del Ayuntamiento» desde las 21,30 a las 23,30 horas.

Fuerzan una reunión con la alcaldesa, tras decirles el concejal Aznar que él está en situación de «interino»

Un edil «en funciones»

En el correo remitido al conjunto de los trabajadores, las centrales explican que el jueves día 6 tuvo lugar una reunión de seguimiento del acuerdo de RED [Régimen de Especial Dedicación o programa de horas extras voluntarias]. En ese encuentro, el concejal Aznar, quien compagina las competencias de recursos humanos con las de Seguridad Ciudadana, advirtió desde el inicio de que «su actual situación es de interinidad» y de que «procedería a recoger únicamente las reivindicaciones de las organizaciones sindicales para dar traslado de ellas a su sucesor y a la alcaldesa». El motivo es que Aznar está pendiente de ser nombrado responsable de Educación de la Delegación del Gobierno, lo que le llevará a abandonar el acta de concejal.

Al constatar que no habría avances de inmediato, y ver cómo el edil no llegó siquiera a «concretar la fecha de su relevo» ni quién sería «la persona designada» para ocupar su puesto, algo que compete decidir a Castejón, los sindicatos dieron un paso al frente. Cansados de esperar a la remodelación del gobierno y a que se inicie la ejecución del capítulo de personal de los Presupuestos Municipales de 2018, cuestiones pendientes desde hace dos meses, UGT, CC OO y CSIF dirigieron su mirada a la alcaldesa.

Tras coincidir en que Aznar ya no es un «interlocutor válido», pues él mismo se definió en la reunión como un edil «en funciones», los sindicatos solicitaron una reunión urgente con Castejón. Y esta les citó para pasado mañana, viernes, a las ocho de la mañana. Con apenas diez días de margen para evitar en su propio pregón una pitada, algo que ya sufrió en sus carnes la exalcaldesa Pilar Barreiro (del PP), Castejón evitó ayer pronunciarse sobre esta polémica, al ser preguntada por este diario.

Aznar se limitó a señalar que no ha dejado de «trabajar» para sacar adelante los compromisos alcanzados durante esta legislatura con los trabajadores, y no explicó los motivos de la demora en la organización de oposiciones y otros procesos selectivos para incorporar a 21 agentes de la Policía Local (que arrastra ya un déficit de unos setenta funcionarios) y dar la posibilidad de consolidar sus plazas a unos cuarenta empleados indefinidos no fijos. Entre estos últimos hay desde arquitectos a ingenieros, pasando por informáticos y técnicos de Servicios Sociales y de Deportes.

Junto al «impulso de los procesos selectivos pendientes», los otros tres caballos de batalla sindicales son la «finalización de las negociaciones del Acuerdo de Condiciones de Trabajo, prorrogado ya casi cuatro a años»; «las modificaciones presupuestarias necesarias para asegurar la realización y el cobro horas RED de por parte de los servicios especiales (Policía Local, Bomberos y brigadas de infraestructuras)», tras el recorte de un millón de euros aprobado por el Pleno, a excepción de Podemos; y «el inicio de las negociaciones en materia de Relación de Puestos de Trabajo».

La marcha de Aznar se ha demorado al final más que la de Obdulia Gómez, quien abandonó el lunes el cargo de edil de Calidad de Vida para asumir el de directora de Agricultura y Pesca del Estado en la Región. Los fichajes de Aznar y de Gómez fueron pactados a principios de julio por Castejón y por el delegado del Ejecutivo de Pedro Sánchez, Diego Conesa, quien también es secretario general del PSOE murciano.

Oposición y pugna en el PSOE

La prolongación de esta crisis de gobierno, que Castejón espera zanjar ya y que depende del visto bueno del Gobierno central a la incorporación de Aznar, ha vuelto a ser objeto de fuertes críticas de la oposición en este inicio del curso político. PP, Cs, MC y Podemos coinciden en hablar de una gestión pública «lastrada» por la provisionalidad del gobierno -al que llegarán Mercedes García y Manuel Mora- y por la reciente pugna entre Castejón y Aznar a propósito de la posibilidad de que hubiera elecciones primarias en el PSOE. El edil no recogió las firmas necesarias y la secretaria general de los socialistas cartageneros será proclamada candidata a la alcaldía, por segunda vez.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos