Los servicios de emergencia tuvieron que demoler el borde de la piscina para poder liberar al pequeño