Septiembre traerá a más de 36.000 turistas a Cartagena

Un grupo de turistas, por el centro de la ciudad. /Pablo sánchez / agm
Un grupo de turistas, por el centro de la ciudad. / Pablo sánchez / agm

La ciudad cerrará tres meses con casi cien mil cruceristas y afronta un último trimestre del año en el que alcanzará los 240.000 viajeros

A LÓPEZ / M. VERACartagena

La llegada ayer de más de 6.500 turistas en dos cruceros, el 'Britannia' de la compañía P&O y uno de los buques con más capacidad de pasajeros, y el 'Jewel of the Seas', de la naviera Royal Caribbean, dejó más beneficios en bares que en tiendas del casco antiguo. Los primeros se vieron repletos de clientes ya desde las nueve de la mañana hasta pasadas las cuatro de la tarde. Los segundos también, pero las ganancias fueron menores. Los museos también tuvieron una afluencia importante.

«Mucho ruido y pocas nueces». Así definió una de las dependientas de Calzados Taballe, una tienda situada en la Calle Mayor, Amanda Cruz, la llegada de los dos cruceros. «Hoy [ayer para el lector], de momento está siendo como un día normal y corriente. También depende de dónde vengan los turistas y su nivel adquisitivo y este no está siendo bueno», explicó. Algo similar opinó la trabajadora de la tienda de ropa 'De Oliveira', María Valencia. En su opinión, los trasatlánticos «tampoco supusieron mucho para el local».

Diferente fue para el restaurante 'A la sazón', en la calle Mayor, Alba Jerez. En su caso, la llegada de los turistas sí que tuvo «fuerza en el negocio». Los barcos de ayer cerraron un mes, que unido a los de julio y septiembre, darán un tercer trimestre con cerca de cien mil viajeros por las calles de Cartagena.

Hasta final de este año está previsto que el Puerto acoja catorce dobles escalas, tres triples y la única cuádruple del año, el 12 de septiembre. La previsión es que este ejercicio se alcancen los 240.000 viajeros.

Para el jefe del departamento de Desarrollo de Negocio de la Autoridad Portuaria, Fernando Muñoz, el puerto «ha conseguido consolidarse en el sector convirtiéndose en uno de los principales destinos del sureste español». Esta línea de negocio aporta, a su juicio, mayor beneficio a las empresas locales relacionadas con el sector servicios y el turismo, sobre todo a bares, restaurantes y comercios. Para mantener el octavo puesto en el ranking de los puertos de España que más cruceros atraen al año continuará vendiendo la ciudad en ferias de todo el mundo.