El Santa Lucía deja de anular cirugías, tras volver una docena de anestesistas

Un equipo de cirugía, durante una intervención en el Santa Lucía, en una foto de archivo. / p. sánchez / agm
Un equipo de cirugía, durante una intervención en el Santa Lucía, en una foto de archivo. / p. sánchez / agm

El hospital opera por las tardes y deriva a clínicas para evitar el aumento de la lista de espera, después de un mes con las salas quirúrgicas a medio gas

Antonio López
ANTONIO LÓPEZ

Los catorce quirófanos del Hospital Santa Lucía han vuelto a la normalidad, tras más de un mes a medio gas. La dirección del centro ha dejado de suspender operaciones, con la vuelta al trabajo de una docena de anestesistas, que en febrero pidieron permiso sin sueldo. Desde mediados de la semana pasada, cuando estos profesionales volvieron a su trabajo, el número de intervenciones se ha multiplicado. Además, los médicos también operan por las tardes, para evitar el incremento de las listas de espera. Las clínicas concertadas también han comenzado a recibir pacientes, para que las demoras no se disparen y se mantengan en la media regional.

Desde la Gerencia del Área de Salud, una portavoz indicó que se trabaja a marchas forzadas para «recuperar el ritmo», ya que los pacientes, cuyas operaciones fueron suspendidas durante ese tiempo puedan entrar a las salas de cirugía «lo antes posible».

Los problemas para sustituir a una docena de especialistas (un tercio del total aproximadamente) provocó todo un terremoto en el centro hospitalario. Eso obligó a reducir drásticamente la actividad en las salas quirúrgicas del Santa Lucía, sobre todo para aquellas operaciones que precisaban de anestesia general.

El Rosell aún busca profesionales para poner a pleno rendimiento sus diez quirófanos

Los quirófanos permanecieron activos con la veintena de especialistas disponibles y para aquellas intervenciones en las que el paciente solo necesita anestesia local, la aplica el propio cirujano.

El permiso solicitado por los anestesistas coincidió con un periodo en el que el Servicio Murciano de Salud (SMS) celebró oposiciones para cubrir decenas de puestos de trabajo. Estas acabaron el pasado 24 a marzo, según fuentes de la Gerencia del Área de Salud.

Se trata de una licencia en la que los profesionales no perciben retribución alguna en concepto de salario, como sí ocurre en la situación de baja laboral. Además, esta autorización no genera antigüedad en los servicios prestados.

También en el Rosell

El problema que había en el Santa Lucía continúa aún en el Hospital Santa María del Rosell, donde, desde hace más de un año, el gerente del Área de Salud II, José Sedes, busca profesionales con los que poner en funcionamiento los tres quirófanos que siguen inactivos.

La dirección del Santa Lucía sabe que el no tener a esos profesionales durante marzo, a falta de los datos definitivos, provocó que las demoras hayan crecido. Es una situación que espera frenar a lo largo de abril con las autoconcertaciones (operar por las tardes) y las derivaciones al Hospital Perpetuo Socorro, Virgen de la Caridad y Los Pinos.