Sanidad asistirá mejor a pacientes del Santa Lucía con trastorno mental

Hospital Santa Lucía. /P. Sánchez / AGM
Hospital Santa Lucía. / P. Sánchez / AGM

El SMS contará con mediadores de Ápices, que se asegurarán de que siguen el tratamiento en el hospital y después de recibir el alta médica

EFE CARTAGENA.

El Servicio Murciano de Salud (SMS) ha suscrito un acuerdo de colaboración con la Asociación para la Integración Comunitaria de Enfermos Psíquicos de Cartagena y comarca (Ápices), cuyo objetivo es realizar actividades de mediación en el Hospital Santa Lucía para mejorar la atención integral de estos pacientes durante su ingreso en el cetro y al recibir el alta.

Este proyecto surge tras detectar los profesionales implicados en el tratamiento y la rehabilitación de las personas con trastorno mental grave la necesidad de coordinar los distintos recursos que atienden a este colectivo y sus familias, informaron fuentes del Gobierno regional. La figura de un mediador de Ápices en el hospital Santa Lucía permitirá mejorar esta coordinación. Esta persona actuará como nexo de unión entre los especialistas de Psiquiatría del centro de salud mental, la unidad de rehabilitación, los trabajadores de servicios sociales, el centro de día Ápices y los cuerpos de seguridad.

El mediador se asegurará de que los pacientes cumplan con sus tratamientos. En muchas ocasiones y dadas sus especiales características, estas personas no tienen capacidad autónoma alguna para ello y necesitan de seguimiento adecuado una vez que son dadas de alta de la unidad de hospitalización psiquiátrica o tras su paso por Urgencias.

Los voluntarios actuarán en Urgencias de Psiquiatría y en unidades de ingreso, bajo supervisión médica

Así, el mediador de Ápices actuará fundamentalmente en dos áreas de intervención, en las urgencias psiquiátricas y en la unidad de hospitalización. No obstante, definir la necesidad de incluir al paciente en el programa correrá a cargo de los servicios socio sanitarios de estas áreas de atención.

Las personas diagnosticadas de enfermedades mentales graves y crónicas como esquizofrenia u otras psicosis presentan problemas muy complejos que no se reducen a la sintomatología psicopatológica. De hecho, afectan asimismo a otros aspectos como el funcionamiento psicosocial y la integración en la comunidad. Aunque los afectados comparten problemas comunes, éstos se concretan en cada persona de un modo particular e individualizado, según la interacción de múltiples factores biológicos, psicológicos, familiares y sociales. Todo ello influye en la vida de cada uno, en función de la atención y servicios que recibe.

En las áreas de Cartagena y Mar Menor se atendió en 2017 a 8.848 pacientes adultos y 3.158 menores de 16 años. Los adultos con trastorno mental grave fueron 1.434 y precisaron de 9.937 consultas, y los trastornos de ansiedad y depresivos adultos fueron 4.680 (18.190 consultas).