Salud cerrará una docena de quirófanos, 58 camas y dos consultorios en verano

Una trabajadora del Hospital Santa María del Rosell entra en la planta de crónicos, en una foto de archivo. / antonio gil / agm
Una trabajadora del Hospital Santa María del Rosell entra en la planta de crónicos, en una foto de archivo. / antonio gil / agm

La Gerencia clausurará parte de la unidad de crónicos, abierta a finales de 2018, y reducirá las horas de consulta por falta de facultativos

Antonio López
ANTONIO LÓPEZ

La Gerencia del Área de Salud II de Cartagena ya tiene conformado su plan de reestructuración de servicios para este verano. En una reunión celebrada el pasado lunes, el gerente del área de salud, José Sedes, anunció a los miembros de la nueva Junta de Personal (el órgano de representación sindical de los trabajadores) que este verano cerrará todos los quirófanos del Hospital Santa María del Rosell, un número aún por determinar del Santa Lucía y tres plantas de ingreso de ambos centros con más de medio centenar de camas. A todo ello sumará dos consultorios de la zona oeste, concretamente los de San Isidro y La Magdalena. Varios ambulatorios periféricos como esos dos también reducirán las horas de atención a los pacientes, debido a la falta de médicos de familia.

Una portavoz de la Gerencia indicó que hasta que no lo haga público el consejero de Salud, Manuel Villegas, que es quien da el visto bueno a esas medidas, «no hay nada oficial». En todo caso, añadió, «se cierra menos que el año pasado». Los trabajadores de hospitales y consultorios ya conocen esas previsiones, por la cercanía del verano.

Al cierre y a la reducción de servicios se le suma otro factor determinante: la reducción de plantillas en centros de salud y hospitales. Las autoridades sanitarias no tienen previsto cubrir la mayoría de las ausencias de personal tanto por vacaciones como por licencias sin sueldo para disfrutar de dos meses seguidos de descanso. Es el octavo año consecutivo que la dirección toma esa decisión siguiendo criterios económicos, algo que ha vuelto a desatar las quejas de los vecinos y de los sindicatos sectoriales. Desde la Junta de Personal estudian ya estas medidas restrictivas, para ver qué consecuencias podrían tener. La primera de ellas, según el nuevo presidente sindical, José Benítez, es que faltarán trabajadores cuando «se triplica el número de usuarios», por la llegada de miles de turistas a las zonas costeras del municipio.

Cirugía Mayor Ambulatoria

Concretamente, los cierres que están previstos son los diez quirófanos del Rosell, que a su vez conllevará la clausura de Unidad de Hospitalización Cirugía Mayor Ambulatoria con ingreso, ubicada en la primera planta, en el ala B. Esta está compuesta por 14 camas y 20 sillones. Es una zona de ingreso de pacientes que son sometidos a operaciones que requieren un tiempo máximo de espera de 72 horas.

A ella se le unirán también otras catorce camas de la nueva Unidad de Atención a Pacientes Crónicos Complejos. Esta fue abierta a finales del año pasado con 60 puestos. En ella son atendidos enfermos con más de una patología con necesidades de cuidados especiales. Junto a la planta de Cirugía Mayor Ambulatoria, estará inactiva del 15 de julio al 15 de septiembre.

En el Santa Lucía cerrará un número aún por determinar de quirófanos, aunque no será más de dos o tres, para evitar que se disparen las listas de espera quirúrgicas. Además, quedarán sin funcionamiento la Unidad 32, que es la de Ginecología, con una treintena de camas. En este caso, las pacientes que durante el mes de agosto precisen ingreso lo harán en otras estancias del hospital.

Además, las consultas externas de ambos centros hospitalarios tendrán menor actividad que en invierno. En algunos casos, los médicos especialistas tendrán que asumir pacientes de otros compañeros, ya que las sustituciones por vacaciones también serán las mínimas. Una situación similar ocurrirá en los centros de salud y consultorios, cuyos profesionales han recibido instrucciones para hacerse cargo del cupo de pacientes de sus compañeros ausentes. La Gerencia tampoco cubrirá los días libres, por falta de facultativos.

La consecuencia de no cubrir las vacaciones de todos los médicos de cabecera es que la cartera de pacientes se reparte entre los demás profesionales. En la mayoría de ocasiones, un médico asume toda la de otro compañero, es decir, pasa de treinta a sesenta. A eso debe sumar los que llegan en el día con alguna urgencia, para los que el centro de salud siempre deja al menos una decena de citas libres en la agenda de cada facultativo.

Baja la presión asistencial

Además de todo ello, las instalaciones sanitarias de algunos pueblos volverán a echar el cerrojo, como en veranos anteriores. Los de La Magdalena y San Isidro, situados en la zona oeste, podrían volver a dejar de pasar consulta. Se trata de consultorios médicos con un número de cartillas muy reducido pero que dan servicio a personas mayores. Además de todo ello, hay prevista una reducción de horarios.

El año pasado afectó a Las Lomas del Albujón, Canteras, Tallante, La Magdalena, Santa Ana, Perín, La Aljorra y Miranda. Éste aún está por decidir. Desde la Consejería de Salud insistieron en que durante el verano disminuye la presión asistencial en los hospitales de manera considerable, lo que hace innecesario mantener todas las plantas abiertas. Además, garantizaron que no habrá una merma en la calidad asistencial.

La Magdalena y San Isidro se quedan sin doctor

Los vecinos de San Isidro y La Magdalena están hartos de ser siempre los más perjudicados con algunas de las medidas que toma la Gerencia del Área de Salud II de Cartagena en verano. Como viene sucediendo en los últimos años, su consultorio cerrará en julio y agosto, aunque las fechas exactas están aún por determinar. La presidenta de la Asociación de Vecinos del segundo de esos pueblos, Ginesa García, recordó que la mayoría de los vecinos de esta localidad son mayores «que necesitarán a un familiar o coger un autobús durante 45 minutos para ver a su médico de cabecera». Una situación similar sufrirán los de La Magdalena, la segunda población que se quedará sin doctor este verano. Como el de San Isidro, su consultorio abre solo un día a la semana cuatro horas, «pero es tiempo suficiente para nosotros, pero, ahora, nos veremos en la obligación de ir a otro centro de salud, como el de Cuesta Blanca», comentó el presidente vecinal, Pedro Sánchez. «Siempre nos toca a nosotros», se quejó.

Trescientos médicos divulgan mejoras asistenciales

Trescientos médicos participaron ayer en el XII Congreso Regional de Calidad Asistencial, celebrado en el Hospital Santa Lucía, en el que dieron a conocer las últimas técnicas para mejora de la calidad asistencial sanitaria. Tras la conferencia inaugural de la escritora María Dueñas, los ponentes presentaron las iniciativas de investigación y actividades más relevantes que se llevan a cabo en la Región para mejorar el tratamiento a pacientes. Hubo mesas redondas, como la titulada 'Modelos de gestión de la calidad: resultados de su aplicación', en la que participaron profesionales de los hospitales Marqués de Valdecilla, de Santander, y Clinic de Barcelona y del Servicio de Salud Vasco. En esta jornada fueron presentados más de 120 estudios sobre distintos temas sanitarios. Estuvo organizada por la Sociedad Murciana de Calidad Asistencial (Somuca). En la conferencia de clausura fue presentado el Observatorio de Resultados del Servicio Murciano de Salud.