'Sabino' ya forma parte del instituto

La escultura de 'Sabino' en la puerta del IES Isaac Peral. / pablo sánchez / agm
La escultura de 'Sabino' en la puerta del IES Isaac Peral. / pablo sánchez / agm

Alumnos y profesores del Isaac Peral crean un árbol con materiales reciclados

MAR VERACartagena

Cuando los alumnos del Instituto de Educación Secundaria (IES) Isaac Peral regresen de sus vacaciones, se toparán con una curiosa incorporación al centro: la escultura de un árbol, de casi tres metros, realizada en el propio instituto con materiales reciclables. Se trata de un guiño a la necesidad de espacios verdes en las ciudades, concretamente en Cartagena. La intención es que los estudiantes sean conscientes de que con poco, pueden hacer grandes cosas. El nombre elegido para el proyecto es 'Un bosque en la ciudad', y ha sido capitaneado por la profesora de dibujo María Pilar López Salas.

Alumnos y profesores han participado en una iniciativa voluntaria y fuera del horario lectivo, que ha suscitado un gran número de participantes. Al árbol, una pieza que hace honor al ejemplar de sabina mora o ciprés cartageneros, lo han bautizado como 'Sabino'. Según Pilar López, es una manera de recordar la importancia de los bosques, ya que «los árboles preceden a las civilizaciones, los desiertos las siguen».

Recuerda al árbol de la película 'Un monstruo viene a verme', pero Pilar López no lo ideó con esa intención. Su inspiración proviene de la afición que existe en países del norte de Europa, entre la combinación de bosques con el mundo animado de cuentos y fantasía. Una motivación para que la población se dé cuenta de que «Cartagena es un lugar privilegiado que necesita más zonas verdes».

La escultura, de 3 metros, adorna la entrada al centro y conciencia sobre el respeto al medio ambiente

Su construcción ha abarcado todo el curso escolar y está compuesto por materiales reciclados: papeles, maderas, mantas y, como aglutinante, cemento. Estos elementos permiten una rápida restauración en caso de deterioro. Aunque para el cuerpo, la parte más voluminosa, solo han empleado los meses de mayo y junio, fue la cabeza lo que ocasionó varios problemas. Su elaboración comenzó en octubre y el primer inconveniente surgió al percatarse de que no podía salir del aula por su tamaño, hubo que partirla en dos. Otro obstáculo tuvo relación con los ojos de 'Sabino', verdes al principio. Tras varias pruebas, se decidió que el color azul «daría un toque más dulce».

Donación de una ceramista

Su creación concluyó a finales de junio, fecha desde la que se puede visitar y ver a través de la reja del centro. En septiembre, cuando el instituto vuelva a abrir, se permitirá el acceso a quien lo desee. Muchos visitantes aseguran que parece un árbol en vez de una escultura, cualidades que provoca su textura rugosa y su ubicación.

El taller del centro donde se ha desarrollado la escultura lo conforman unos hornos y una serie de materiales que han sido donados por familiares de la fallecida ceramista África Lozano. Esos hornos han permitido la cocción de los ojos de 'Sabino'. Esta entrega también ha servido para las prácticas de los alumnos del Bachillerato de Artes.

«No existe la más mínima posibilidad de que 'Sabino' se mueva de la puerta del centro, está anclado al suelo. Este es su pequeño bosque», afirma el director del IES Isaac Peral, Antonio Jaranay. El lugar donde está emplazado guarda relación con la elaboración de ese proyecto en concreto. La escultura sustituye el espacio de un antiguo árbol que tuvieron que cortar, porque estaba enfermo. Además, cuenta López, «tiene rosales en cada pie y la idea es que la naturaleza lo vaya atrapando».