Robles confirma que Defensa aportará el dinero para que la construcción del S-80 no pare

El Gobierno sacará del gasto extraordinario de 5.000 millones para las Fuerzas Armadas los 1.550 que necesita ya el programa de submarinos

AGENCIAS CARTAGENA

La ministra de Defensa, Margarita Robles, confirmó ayer que su departamento va a autorizar un gasto de 5.000 millones de euros en armamento de aquí a final de año, tanto para afrontar «necesidades urgentes» de las Fuerzas Armadas como para promover la creación de empleo en zonas «del sur de España». En esa partida irá el aumento del techo de gasto del programa de construcción de los nuevos submarinos S-80 para la Armada Española, que se desarrolla en el astillero de Cartagena. A principios de año, Defensa y la empresa pública de construcciones navales pactaron incrementar el presupuesto en 1.550 millones de euros (más una reserva de 100 millones por si hay nuevos imprevistos), que se suman a los 2.135 del presuesto inicial.

En una entrevista en la SER, Robles confirmó la información que previamente había avanzado el secretario de Estado de Defensa, Ángel Olivares, en la misma emisora: «Antes de que termine el año hay necesidades urgentes que atender» y que conllevan un gasto cercano a los 5.000 millones de euros. En concreto, Olivares señaló la necesidad de «atender la segunda fase del helicóptero Nh-90, hay que modernizar los Chinook, que atender el incremento del techo de gasto del submarino S-80 y lanzar dos nuevos satélites de comunicaciones».

En el caso de los nuevos submarinos, la autorización del incremento del presupuesto en 1.550 millones de euros es básica para que los trabajos no se detengan en el astillero de Cartagena este mismo año y, con ello, se ponga en peligro el calendario de entrega de los buques a la Armada. Los cuatro sumergibles deberán ser entegados entre septiembre de 2022 y julio de 2027, con un presupuesto total de 3.785 millones de euros en total, lo que supone un sobrecoste superior al 73 % sobre el gasto previsto.

«Hay otros programas de armamento que son muy importantes desde el punto de vista de la repercusión en la industria y tecnología española pero que no necesariamente tienen que aprobarse antes de final de año, como son las fragatas F-110, el vehículo 8X8 o la modernización del Eurofighter», comentó el secretario de Estado.

Al respecto y ante las críticas de quienes consideran reprochable que se antepongan los gastos militares a los sociales, Robles apuntó que estas inversiones hay que verlas «en su contexto ya no solo en Defensa sino en la creación de empleo» porque «los programas que ha mencionado el secretario de Estado van a generar puestos de trabajo importantes en zonas como Cartagena y el sur de España». Por eso, añadió, «son necesarios desde esa perspectiva» de las Fuerzas Armadas «pero también desde la creación de empleo para muchas zonas en crisis económica», para dar «un poco de oxígeno».

Ante la posibilidad de que el programa de los S-80 pudiera sufrir un parón, el Gobierno autonómico, el Ayuntamiento, la Asamblea Regional y diversos partidos se han dirigido al Gobierno para que evite esa situación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos