Los rescates de ancianos heridos que viven solos se triplican en los últimos 5 años

Una vecina de la calle del Aire, en la camilla, tres ser rescatada de su vivienda. / Bomberos cartagena
Una vecina de la calle del Aire, en la camilla, tres ser rescatada de su vivienda. / Bomberos cartagena

Bomberos y Servicios Sociales alertan del aumento del número de mayores que están en casa sin compañía y necesitan ayuda

Antonio López
ANTONIO LÓPEZ

No solo apagan fuegos. Los bomberos hacen cada vez más una labor humanitaria, callada en la mayoría de los casos y que apenas tiene reflejo en las estadísticas, que permite salvar la vida a decenas de personas al año. Sus intervenciones son muchas, peligrosas y muy dispares. Sin embargo hay una que se repite varias veces cada semana desde hace pocos años: los auxilios que tienen como protagonistas a personas mayores que viven solas, sufren desfallecimientos o caídas en sus casas y no son capaces de levantarse solas. También las de vecinos con sobrepeso que precisan de ayuda en determinados momentos para incorporarse o acudir a centros médicos. Tanto es así que el número de casos se ha multiplicado por tres en los últimos cinco años, según los datos aportados por el Servicio Municipal de Extinción de Incendios de Cartagena.

Si en 2012 hubo 35 intervenciones de esa naturaleza, el pasado año realizaron ya 108, un número que según el jefe de los bomberos, Francisco Gómez Ávalos, «cada año va en aumento». Del total, la mayoría eran personas enfermas e impedidos que habían sufrido un accidente doméstico. Lo dramático es que tuvieron que intervenir en cuatro ocasiones para rescatar a personas que habían fallecido sin compañía.

CON DETALLE

35
fueron los rescates realizados por los bomberos a personas mayores accidentadas en casa en 2012.
108
fueron los rescates a personas mayores que sufrieron accidentes en casa realizados el pasado año.
514
mayores están adscritos al servicios de Teleasitencia, para avisar al 112 en caso de urgencia.
485
mayores están apuntados al servicio de ayuda a domicilio.

«A veces nos llaman los vecinos alertando de que han escuchado un ruido y de que alguien está pidiendo auxilio. Entonces acudimos con un camión escala y por una ventana o el balcón, entramos a la casa. La subimos a la camilla, la bajamos y la pasamos a la ambulancia para que los servicios sanitarios se encarguen de ella», explicó Gómez Ávalos.

Insuficiencia respiratoria

Una de las intervenciones que más recuerda, cuenta este bombero, fue hace unos meses a una mujer que padecía insuficiencia respiratoria. «Entramos y le pusimos oxígeno, hasta que llegó la UME. La hija después nos felicitó, porque le habíamos salvado la vida».

Estos profesionales se encuentran con muchos casos de personas, que se han caído y se han fracturado la cadera o una pierna. Ellos son los encargados de prestar los primeros auxilios, antes de que lleguen los servicios sanitarios. Uno de esos rescates fue hace dos semana a una señora en la calle del Aire, que después tuvo que ser trasladada al Hospital Santa Lucía.

También acuden a atender a personas obesas. Por ejemplo estuvieron auxiliando a una mujer que vivía en San Antón que pesaba 150 kilos. «Llegaba a llamarnos todas las semanas para que la lleváramos al médico, porque la única forma de sacarla de casa era por el balcón con la escala», contó el jefe de los bomberos.

Determinar el número exacto de mayores que viven solos en Cartagena es complicado, porque no existe un censo municipal. Servicios Sociales tampoco tiene información que lo concrete. Es por ello, por lo que partidos como Ciudadanos pedirán en el próximo Pleno municipal la creación de un listado con las personas que están en esta situación, para establecer y programar servicios concretos para ellas.

Aunque para atenderlas, el Ayuntamiento ya tiene en marcha diferentes servicios, que les hacen la vida más fácil. Uno de ellos es el de Ayuda a Domicilio, que proporciona una serie de atenciones de carácter doméstico y personal en casa del afectado durante toda la semana. Tiene 485 usuarios adscritos.

Uno de los más importantes que existen es el de Teleasistencia. Este permite a cualquier persona ponerse en contacto con los servicios de urgencias, simplemente apretando un botón que tienen disponible en un collar o en un brazalete. Ahora son 514 casos subvencionados. En ambos, el número de beneficiados ha incrementado en los dos últimos años casi un 10%.

Comida a domicilio

Entre otros, también está el de comidas a domicilio. Consiste en llevar diariamente los alimentos ya preparados al domicilio de personas dependientes, a través de una empresa de cátering. En este caso hay 159 usuarios según fuentes municipales.

En la Unidad de Mayores del servicio de voluntariado del Ayuntamiento proporcionan otras ayudas, como el Programa Combínate, donde personas de todas las edades, realizan tareas de acompañamiento, dentro y fuera del hogar a aquellos que viven solos. Otras instituciones también lo tienen: la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT), la Universidad Católica San Antonio (UCAM) y Cruz Roja. A esta última pertenece Maribel Hernández, de 56 años de edad, que desde hace un año acompaña a Pepa, de 76, un día a la semana a hacer la compra, a desayunar y a dar un paseo por el Ensanche.

«Voy los viernes por las mañana. Vive sola, aunque su hija está pendiente de ella continuamente. Ella tiene su vivienda en la calle Ramón y Cajal y tiene que llevar oxígeno para estar en casa y para salir a la calle. Como no puede caminar sin ayuda, yo la acompaño. La verdad es que es muy reconfortante, aunque ella me aporta muchas cosas», explicó Hernández.

Esta voluntaria está en Cruz Roja, por intermediación de su hermana. Allí conoció a María del Carmen Rodríguez, que es la técnico responsable del programa de mayores de esta institución humanitaria. «Estoy en paro y quería ocupar parte de mi tiempo libre en ayudar a otras personas. Cuando conocí este servicio, ni me lo pensé dos veces, me presenté para ayudar», contó Maribel Hernández, de Los Barreros.

El Ayuntamiento también tiene en marcha el Programa de Vivienda Compartida, en el que universitarios ayudan a ancianos a cambio de alojamiento gratuito. De la Cruz Roja también es Sheila Gálvez, de 27 años. Es estudiante del Grado de Atención a Personas en Situación de Dependencia del Instituto Mediterráneo. Ella visita todos los martes a Juana, una señora de 85 años de la Barriada Hispanoamérica, donde ella también vive. Hace un mes ha sido madre, pero eso no será óbice para continuar acompañando a esta anciana. «No tiene hijas. Sus dos sobrinas se encargan de ella. Cuando voy, salimos a pasear, a hacer visitas o de compras. La última vez, hace unos días, la llevé a que se comprara unos zapatos. Terminó súper ilusionada, porque después fuimos a ver a su hermano. Es increíble lo que te puede transmitir una persona a la que ayudas», contó a 'La Verdad'.

Programas de formación

Paralelamente, el Ayuntamiento pone en marcha campañas entre este colectivo para prevenir accidentes y mejorar la seguridad. Por ejemplo, este año se celebraron las jornadas 'Con Mayor Cuidado', en colaboración de la multinacional española de seguros Mapfre. El objetivo fue sensibilizar a los mayores sobre la importancia de adoptar ciertos hábitos preventivos que puedan evitar accidentes domésticos.

Los técnicos dieron recomendaciones para evitar caídas y saber actuar ante determinadas situaciones de emergencia. También se celebraron sobre 'Consejos prácticos de uso y Seguridad del gas en el hogar', donde expertos informaron del correcto uso de las instalaciones domésticas del gas butano y dieron consejos prácticos sobre cómo utilizar y mantener con seguridad y eficiencia dichas instalaciones.

Ciudadanos reclama un censo municipal de hogares unipersonales

Ciudadanos pidió en un reciente Pleno poner en marcha un plan municipal para combatir y prevenir la soledad no deseada de las personas mayores en Cartagena. «Es un paquete de medidas que ya ha sido presentado con éxito en otras ciudades como Albacete y Málaga; Cartagena debe y puede ser un espacio amable con sus mayores», explicó el portavoz de la formación naranja, Manuel Padín. Entre las propuestas destacan la creación de una Oficina de Atención al Mayor; la implantación de un sistema de seguimiento para detectar todos los casos; la creación de una base de datos coordinada con los clubes municipales de la tercera edad y los centros de mayores del IMAS; la puesta en marcha de una aplicación móvil de fácil manejo para los que vivan y se sientan solos; impulsar campañas para poner en valor el protagonismo de los mayores; e incrementar el número de actividades intergeneracionales.

Más