Al rescate de la historia

Un soldado, ante la torre. /Pablo Sánchez / AGM
Un soldado, ante la torre. / Pablo Sánchez / AGM

La recreación del Socorro de La Azohía en 1595, cuando los piratas argelinos invadieron la zona, reúne a más de doscientas personas

C. R.

Más de doscientas personas presenciaron este sábado, en las inmediaciones de la torre de Santa Elena, en La Azohía, las dos sesiones de la recreación histórica de una incursión de corsarios berberiscos a la almadraba de 1595 y una posterior algarada con la toma de prisioneros por los piratas, para llevarlos al mercado de esclavos de Argel. Esta representación histórica estuvo organizada por la Asociación Tercio Viejo de Cartagena, 1595 y la Asociación de Vecinos de La Azohía.

La idea era recordar la movilización de la ciudad de Cartagena para ir en auxilio de la torre de La Azohía a finales del siglo XVI, cuando en esta zona combatían contra la invasión de tres galeotas corsarias.

La actividad comenzó sobre las diez de la mañana y finalizó a las siete de la tarde. Participaron miembros de siete asociaciones de distintas zonas de España, como Valladolid, Madrid, Granada y Almería.

La jornada arrancó con la puesta en escena de un avistamiento desde la torre de Santa Elena de las galeotas corsarias. Los actores hicieron señales con humo desde la torre, para alertar a Cartagena de que «hay moros en la costa». Posteriormente, se hizo el desembarco en la playa de los piratas, desde unas barcas de vela latina. Fueron instaladas dos tiendas en cada esquina de la playa: la jaima de los corsarios y otra del regidor y capitán de la milicia urbana de Cartagena.

Morato Arráez

Un relator narró lo que iba sucediendo y los hechos históricos, así como datos y otra información sobre la época. Finalmente, llegó el enfrentamiento armado del «Socorro a la torre de La Azohía», entre la milicia urbana del concejo de Cartagena y los corsarios de Morato Arráez.

Esta escenificación, con figurantes vestidos de época, fue ideada el año pasado, en una reunión de distintos colectivos. Inicialmente se iba a realizar en Cartagena para recordar este hecho, ocurrido en el Siglo de Oro, pero los organizadores se decantaron por el litoral oeste.