Repsol volverá a ampliar su refinería para producir biocombustible y más lubricantes

Carrillo de Albornoz, Ortega, Vázquez, Celdrán, García-Estañ, López Miras, Brufau y Camacho, en el centro de visitas que Repsol tiene en Escombreras. / j. M. Rodríguez / agm
Carrillo de Albornoz, Ortega, Vázquez, Celdrán, García-Estañ, López Miras, Brufau y Camacho, en el centro de visitas que Repsol tiene en Escombreras. / j. M. Rodríguez / agm

La multinacional invertirá 300 millones en cuatro años, para mejorar los aceites para coches y producir carburantes que generan menos CO2

Antonio López
ANTONIO LÓPEZ

Siete años después de que la multinacional Repsol terminara la ampliación de su refinería de Escombreras, en la que invirtió más de 3.200 millones de euros, la petrolera ya prepara otro proyecto para hacer más grandes aún sus instalaciones. El presidente de la compañía, Antonio Brufau, anunció ayer que en los próximos cuatro años tiene previsto invertir en su fábrica de Cartagena otros 300 millones, para «aumentar tanto la calidad como la cantidad de sus lubricantes», y para producir biocombustible de segunda generación, «más sostenibles y conformes a las nuevas demandas de los consumidores».

Lo hizo tras la reunión mantenida con el presidente de la Comunidad Autónoma, Fernando López Miras, quien realizó un recorrido por la planta y por el centro de visitas, que incluye un museo. «Nuestro plan es continuar siendo los primeros en todo; por eso seguimos apostando por esta ciudad», dijo Brufau.

Con detalle

Inversión total
Repsol prevé destinar en los próximos cuatro años 300 millones de euros, en dos fases.
Primera fase
150 millones en ampliar su área de lubricantes y la planta de Ilboc, de la que es socio con la coreana SKSol.
Segunda fase
Otros 150 millones de euros en producir biocombustible de segunda generación.
Para cuándo
La primera fase podría estar en marcha el año que viene y la segunda, para dentro de cuatro.

La inversión tiene dos fases. La primera se hará en el área de lubricantes de la petrolera y en la fábrica de Ilboc, de la que es socio junto a la empresa coreana SKSol. En ambos casos, la intención es invertir aproximadamente 150 millones de euros. Los trámites administrativos para llevar a cabo las obras de ampliación y para poner en marcha esos proyectos están «muy avanzados», explicó Antonio Brufau. El objetivo, añadió, es que los trabajos puedan comenzar a lo largo del año que viene, algo que movilizará a decenas de obreros de empresas auxiliares de la comarca y del resto de la Región.

La primera fase empezará el próximo año y la segunda estará acabada en 2022 Los nuevos productos estarán «adaptados a las necesidades de la sociedad»

Un carburante sostenible

Resalta el hecho de que hace tan solo cuatro años, la planta de Ilboc comenzó a funcionar y que en tan poco espacio de tiempo ya necesite una ampliación. Actualmente, el 90% de su producción se destina a la exportación y el resto se vende en España. De Cartagena sale el 40% de los lubricantes de alta calidad que se consumen en Europa.

A más largo plazo, la petrolera tiene previsto implantar en sus instalaciones de Escombreras un nuevo sistema de producción de biocombustible de segunda generación en una nueva planta, la primera de la compañía de estas características. Estos carburantes están elaborados «a través de grasas y aceites», son más «sostenibles» y «estarán adaptados a las nuevas demandas de la sociedad».

A diferencia de otros, los productos con los que son elaborados esos combustibles no solo no tienen apenas valor económico, sino que suelen provocar problemas ambientales durante su eliminación. Además, según los expertos, estos biocarburantes suponen menores emisiones de gases de efecto invernadero, entre un 35% y un 50%.

La previsión es lograr una producción anual de unas 250.000 toneladas de ese producto. Actualmente, Repsol trabaja en el desarrollo tecnológico y en el proyecto de ingeniería, para hacerlo posible, así como en la captación de socios para la recogida de aceites a lo largo del mundo, que les sirva para preparar este combustible de última generación.

Brufau calculó que este desembolso, que rondaría también los 150 millones de euros, podría estar acabada y en funcionamiento en un plazo de entre tres y cuatro años.

Estos 300 millones de inversión, indicó, no generarán «una cantidad importante de nuevos empleos». Eso sí, aclaró, «permitirán consolidar y dar valor añadido a los puestos de trabajo actuales, mejorando la calidad y estabilidad de los empleados». Tampoco aclaró el número de obreros ni el de empresas que serán necesarios para realizar las dos obras de ampliación.

Mantenimiento

En cualquier caso, insistió en que el montante de la inversión es todavía aproximado y «no un compromiso formal». A esta inversión, recordó el presidente de Repsol, hay que añadir la que la petrolera destina cada año al mantenimiento y la mejora de sus instalaciones en Cartagena. En estos trabajos gasta alrededor de 90 millones de manera anual, ya que debe hacer paradas de modernización de la fábrica.

En la reunión y posterior visita a la refinería también estuvo el consejero de Empleo, Universidades, Empresa y Medio Ambiente, Javier Celdrán; el director ejecutivo de refino, Juan Antonio Carrillo de Albornoz; el CEO de Repsol, Francisco Vázquez; la directora de Relaciones Institucionales de la compañía, Marta Camacho; y los directores de producción y de la refinería, José Luis Ortega y Joaquín García-Estañ, respectivamente.

López Miras alabó la apuesta decidida de Repsol por Cartagena. «Estos planes de futuro contribuirán a que la Región siga liderando la creación de empleo y el crecimiento industrial», señaló. Además de esa contribución, destacó la importante colaboración de Repsol en materia educativa, ya que, según dijo, «es una de las empresas que más está colaborando en la implantación de la Formación Profesional Dual».

Tras la reunión con el presidente regional, Brufau se vio con la alcaldesa de Cartagena, Ana Belén Castejón, en el Palacio Consistorial. La primera edil se mostró muy satisfecha por el anuncio. «Esta inversión es una gran noticia para nuestro municipio, no solo por los puestos de trabajo que generarán estas obras, sino también por la inversión económica que se realizará».

Castejón destacó que la refinería «es la más importante de España y una de las más destacadas de Europa». También resaltó su implicación en el municipio, como lo demuestra la colaboración de la Fundación Repsol en la recuperación y puesta en valor del barrio del Foro Romano.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos