La reforma de la Vía Verde obligará a cortar el tráfico en la Avenida de Víctor Beltrí

María Casajús./A. G. / AGM
María Casajús. / A. G. / AGM

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLESCartagena

La instalación de nuevas canalizaciones para recoger el agua de lluvia y evitar inundaciones en el Barrio Peral obligará a cortar la circulación en dos de los cuatro carriles de la Avenida de Víctor Beltrí, que es uno de los accesos más importantes al casco urbano para el tráfico rodado. La empresa que administra la concesión del servicio municipal de aguas, Hidrogea, informó ayer de que necesitará tres días para instalar las nuevas tuberías. Técnicos de infraestructuras indicaron en una reunión con vecinos del Barrio Peral que el tráfico será reorganizado para que discurra en ambos sentidos por los otros dos carriles, que ahora sirven para la salida de los vehículos hacia Las Tejeras.

La solicitud para trabajar en la avenida ha tenido lugar de manera simultánea a las gestiones de la asociación de vecinos del barrio con el Ayuntamiento para saber «por qué no se ha hecho en verano», según explicó su presidente, Eduardo Martínez. A su juicio, la obra «se ha demorado. Estaba prevista desde principios de la primavera, pero se les ha pasado el periodo de vacaciones en el que habrían molestado menos», indicó.

En estos momentos, la senda de paseo está cortada en la zona en la que se colocan las tuberías (entre la calle Submarino y la citada Avenida Víctor Beltrí). Hidrogea aseguró que tendrá la obra acabada en veinte días, con lo que la senda podrá abrir a finales de septiembre.

El Grupo Municipal de Unidas Podemos-IU-Equo criticó «el retraso» de las obras y subrayó que esto muestra que al Gobierno municipal no le importa la movilidad ciudadana.