El Puerto de Cartagena promueve en Londres su expansión comercial

Joaquín Segado, durante la presentación realizada en el londinense Teatro Cervantes. / APC
Joaquín Segado, durante la presentación realizada en el londinense Teatro Cervantes. / APC

La capacidad de crecimiento de las exportaciones del sector agroalimentario ha de sortear las vicisitudes del 'Brexit'

ÍÑIGO GURRUCHAGA Londres

El Puerto de Cartagena presentó ayer en Londres su «gran potencial de crecimiento» como exportador de productos agroalimentarios, en palabras de su presidente, Joaquín Segado. Las cifras y el contexto así lo sugieren. Reino Unido es el segundo destino europeo, tras Alemania. En el corto plazo, ventajas e inconvenientes del 'Brexit' pueden marcar la evolución.

La Región de Murcia envía 800.000 toneladas anuales de carga a Reino Unido. El puerto tiene un 6% de ese volumen y el 2,5% de productos agroalimentarios, especialmente de conservas y zumos. La línea de la naviera MacAndrews lo conecta cada semana con el puerto de Tilbury, en la desembocadura del Támesis. El resto se transporta por carretera.

La ventaja teórica del transporte en camiones frigoríficos es el tiempo. Mientras que el trayecto de la carga portuaria puerta a puerta puede llevar ocho días, por carretera se reduce a la mitad. La expansión del tipo de productos es posible, porque las hortalizas de hoja exigen rapidez entre la huerta y el consumo, pero la frescura de cítricos y otros frutos es más duradera.

Las restricciones a los camiones en Francia favorecen a la logística menos contaminante

La ventaja es solo teórica, porque el director general de desarrollo del negocio de MacAndrews, Kenneth Rohbrach, explicó en su exposición que, cuando pregunta a sus clientes por el movimiento de sus cargas tras recibirlas por carretera, le confirman que las almacenan en naves frigoríficas durante días antes de su distribución a los puntos de venta.

El presidente Segado explicó en el Teatro Cervantes, creado por el cartagenero Jorge de Juan, que la creciente conciencia medioambiental y las restricciones al movimiento de camiones en Francia (carga en terminales de tren para atravesar el país, restricciones al tráfico en los fines de semana) favorecen a los medios de transporte de mercancías menos contaminantes.

Ross McKissock, gerente de activos de la terminal de contenedores del Puerto de Tilbury-Londres, puso énfasis en las incertidumbres del 'Brexit', sobre cuyo desenlace hay diversas opciones pero que ofrece en el corto plazo dos pasos probables: la retirada de Reino Unido de la UE al final de marzo y un acuerdo genérico sobre la futura relación comercial cuyos detalles se negociarán después.

Ayer mismo, el diario 'Financial Times' informaba de la creación de nuevas infraestructuras en puertos del norte de Inglaterra, porque prevén que una nueva relación de la economía británica con el mercado común europeo creará problemas de congestión en el de Dover, el principal puerto para las importaciones y exportaciones entre Reino Unido y la UE.

Papeles, aranceles

Esa circunstancia puede favorecer la opción del transporte en barco y la expansión de la línea entre los puertos de Cartagena y Tilbury. El aspecto negativo del 'Brexit' es que puede conllevar un aumento de los aranceles, aunque la capacidad de sustitución inmediata de productos de la Región de Murcia con proveedores más baratos de países fuera de la UE son limitadas.

Sí puede acarrear cambios en los formularios y en las inspecciones de aduanas. En este sentido, Kenneth Rohrbach se mostró confiado. El tamaño y la diversidad de MacAndrews es tal que no tendría dificultades para aplicar a sus cargas los nuevos formularios. Y las especificaciones de los productos españoles parten de su homologabilidad en el mercado británico.

Las inspecciones pueden llevar más tiempo, y en ese sentido McKissock recomendó a las empresas exportadoras que obtengan su acreditación como Operador Económico Autorizado en previsión de futuros cambios en los trámites aduaneros.

El nigeriano Prince Bayo Ongunmassa, consejero delegado de Link Forwarding, acudió a la presentación para explorar la posibilidad de otra línea de negocio. Como agencia de transporte, su compañía quería ver si el Puerto de Cartagena podría ser vía de importación de vehículos con volante en la izquierda, porque «hay un gran mercado en Reino Unido para comprarlos y enviarlos luego a puertos de África».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos