El puente de Puerto Bello, en La Manga, cortado por desperfectos

El puente que une Puerto Bello con el Club Náutico La Isleta cortado al tráfico. / LV
El puente que une Puerto Bello con el Club Náutico La Isleta cortado al tráfico. / LV

El Ayuntamiento asegura que un informe técnico descarta que haya peligro de derrumbe y anuncia que lo abrirá solo para coches hoy o mañana

Antonio López
ANTONIO LÓPEZ

Las vigas oxidadas, el hormigón del tablero agrietado y los soportes en mal estado han sido las causas que han llevado a los técnicos del Ayuntamiento de Cartagena a cerrar al tráfico rodado el puente que une la zona de Puerto Bello y la Urbanización y el Club Náutico La Isleta, en La Manga. Dieron la orden el viernes de la semana pasada, por una denuncia realizada por los propios vecinos de la zona, que llevan avisando del estado de la pasarela varios años.

Desde entonces, las más de doscientas viviendas que hay en las dos torres de la urbanización y el club náutico han quedado aisladas. Los técnicos de una empresa privada realizaron a principios de semana un estudio de la instalación, cuyos resultados indican que «está en mal estado, pero pese a ello no hay riesgo de derrumbe». Las conclusiones, a las que ha tenido acceso este diario, aconsejan «la rehabilitación total o construir uno nuevo». Las recomendaciones son «abrirlo al tráfico, pero prohibir el paso de vehículos pesados».

Es lo que hará el concejal de Descentralización, Juan Pedro Torralba. «Tras recibir el informe, en los próximos días se restablecerá la circulación, porque no hay peligro alguno para los conductores», señaló.

Carta a los vecinos

Torralba ha enviado a todos los vecinos del residencial y a los socios del Club Náutico una carta en la que informa de la situación de esa infraestructura. «Una vez que pasen las elecciones, esté quien esté en el Ayuntamiento deberá tomar una decisión. Si depende de nosotros, lo arreglaremos», aseguró el edil.

Los accesos al vial están cortados con una valla metálica y otra de plástico de la Policía Local. Los vecinos se quejan de que no fueron avisados y de que a la mayoría les pilló por sorpresa, como a Elena Aldegunde. Con su turismo cargado de ropa y enseres, intentó el pasado viernes acceder a la urbanización, donde vive su madre, «pero me fue imposible, me tuve que dar la vuelta».

Cuenta que el mal estado del puente no es nuevo, «sino que viene de hace muchos años». «Los vecinos lo han denunciado en repetidas ocasiones, pero no ha sido hasta ahora cuando el Ayuntamiento ha tomado cartas en el asunto», añadió esta afectada.

El problema con el que se encuentran ahora los residentes y socios del club náutico es que al no poder pasar vehículos pesados, la basura la tendrán que echar en los contenedores de la zona de Puerto Bello. Tampoco podrán cruzar las grúas que en verano sacan del agua los barcos para las revisiones.

«Al menos ya tenemos una solución. Pensábamos que íbamos a estar así todo el verano. En esta semana hemos tenido el restaurante vacío. Esto hubiera sido insostenible», explicó el presidente del Club Náutico La Isleta, José Beltrán.