El PSOE lanzará la precampaña con la militancia desorientada

El PSOE lanzará la precampaña con la militancia desorientada
Ayto. Cartagena

En el partido temen que la expulsión de sus seis ediles repercuta en la organización del 10-N ya que muchos afiliados están con Castejón

Gregorio Mármol
GREGORIO MÁRMOL

En el PSRM aseguran, de cara al exterior, que la expulsión como militantes de la alcaldesa, Ana Belén Castejón, y los cinco concejales que obtuvieron sus actas bajo las siglas del PSOE mantiene intacta su fuerza política para las elecciones del 10-N. Pero en el seno del partido, destacadas fuentes consultadas por 'La Verdad', no niegan que es «un problemón» de cara a la precampaña que ya está en marcha. El partido se presenta «roto» y «dividido» en Cartagena, aseguran. Y existe cierta preocupación interna por el perfil bajo de la junta gestora que preside la recién designada senadora Lourdes Retuerto, desconocida para la inmensa mayoría de la militancia cartagenera.

El secretario general de los socialistas murcianos, Diego Conesa, aseguró ayer que respeta la decisión de la Comisión Federal de Ética y Garantías del PSOE de expulsar a los seis concejales que pactaron el equipo de gobierno municipal de Cartagena con PP y Cs sin consultar con la Ejecutiva regional y la militancia. Antes de participar en el Comité Regional del PSRM, agregó que el PSOE está ahora centrado en las necesidades del municipio. Según Conesa, las prioridades son la retirada del amianto en una treintena de colegios, las deficiencias en los hospitales y centros de salud, así como la situación medioambiental del municipio, en una clara referencia al estado del Mar Menor y a los problemas con los residuos mineros en la zona del Llano del Beal.

Fuentes del partido a nivel regional descartaron que la crisis de Cartagena vaya a tener gran impacto en el resultado de las próxima elecciones, al ser generales. Recordaron, además, que esta campaña será reducida en tiempo y actos y tendrá más peso en medios de comunicación y redes sociales que en mítines que impliquen la participación de dirigentes y afiliados. Reconocieron, en cambio, «repercusión» a la hora de movilizar a militantes y simpatizantes «desorientados» para atender las 250 mesas electorales del municipio. Al menos la mitad de los socialistas están con Castejón, Juan Pedro Torralba, David Martínez, Irene Ruiz, Mercedes García y Alejandra Gutiérrez. De hecho, solo las agrupaciones que lideraban Castejón y Torralba fueron capaces de cubrir con apoderados e interventores en abril todas las mesas de sus demarcaciones.

Algunos de esos detalles serán tratados por el PSRM en la reunión que mañana tiene previsto dirigir su secretario de organización, Jordi Arce, para perfilar la campaña electoral, informó un portavoz oficial.

Un mes de trámites

Mientras tanto, el equipo de gobierno local, formado por ediles socialistas, del PP y de Cs, trabaja «con normalidad» y fuentes internas insisten en que la decisión del PSOE «no cambia nada». No obstante, preparan ajustes organizativos obligados por la nueva situación legal.

La desaparición en el plazo aproximado de un mes del Grupo Socialista implicará la pérdida de una subvención para gastos corrientes de 14.000 euros anuales. Los seis concejales pasarán a tener, como no adscritos, una ayuda personal que en conjunto se quedará en 7.000 euros. La portavoz, Alejandra Gutiérrez, perderá esa condición y también verá menguado su sueldo. Tampoco podrán designar nuevos representantes del PSOE en las juntas vecinales. En cuanto a los trabajadores, cesarán en el grupo pero serán contratados por alcaldía.

Una de las novedades organizativas más importantes que deberán acometer es la incorporación de los seis ediles a las comisiones de Hacienda y Urbanismo. Hasta el momento, en ellas solo participa un representante de su grupo.

La alcaldesa mantiene su agenda

La alcaldesa mantiene su actividad institucional, ajena a los problemas de partido. Ayer participó en el homenaje a quien fue la primera presidenta de la Asociación de Vecinos de El Plan, Isabel Hernández Navarro, fallecida en 1990 y a la que el Ayuntamiento ha dedicado una plaza en el barrio. Ana Belén Castejón, en la imagen, con familiares de la homenajeada, durante su intervención en el acto.